Forjar personas para que sean líderes positivos para la sociedad, con base a una metodología educativa y donde la base sean los principios éticos y morales de las artes marciales, es el objetivo principal del Centro Deportivo de Artes Marciales (Cedam) Evolution, a cargo del Sensei Christian Pérez Flores.

Para comprender el logro de una escuela y proyecto aparentemente joven, Sensei Christian mencionó la gran huella y ejemplo que le dejó su hermano Roberto Pérez (qepd), quien sin cumplir los 25 años de edad, logró destacar en el mundo de las artes marciales mexicanas gracias a su visión para convertirlas en una opción  profesional, deportiva y de entretenimiento sano y positivo para la sociedad.

Su trayectoria de 27 años en el mundo de las artes marciales, inició en la disciplina de Limalama para luego adentrarse en karate Do; posteriormente, se dedicó un tiempo al futbol, hasta su reencuentro con la disciplina del kenpo karate con la que terminó de construir la base y visión para destacar como artista marcial y empresario.

En este trayecto, el ímpetu heredado de su hermano influyó en gran manera y se complementó al conocer al maestro Erick Schumann, reconocido en el mundo del Kenpo Karate, con quien además de estudiar y aprender dicha disciplina, le ofreció una manera diferente de percibir y abordar las artes marciales, tanto desde la perspectiva de un estilo de vida, como desde la postura empresarial, donde se incluían una manera especial para organizar eventos deportivos y recreativos, y que formaran parte de una evolución rentable en la práctica y enseñanza.

Con dichas bases, Sensei Christian Pérez llegó a una institución profesional en Estados Unidos donde aprendió metodologías y sistemas probados por especialistas en diferentes ramas, con el objetivo de formar líderes positivos para la sociedad, con las raíces y principios de las artes marciales.

Esto dio pie a la creación del Cedam Evolution, donde sin descubrir el “hilo negro”, se implementaron programas de enseñanza hechos por expertos en psicología, preparadores físicos, atletas y otros profesionistas para formar un plan de enseñanza exclusiva para escuelas de cualquier disciplina marcial, a fin de convertirla en una opción rentable.

Sensei Christian Pérez mencionó que para lograr lo anterior, el punto esencial está en la atención de cada uno de sus alumnos, especialmente en los grupos infantiles, con quienes se trabaja para desarrollar sus habilidades psicomotrices, la concentración y el trabajo en equipo, así como en el control, equilibrio, memoria y disciplina, entre otras habilidades natas de cada alumno.

En este caso, dijo, un aspecto que toman muy seriamente es inculcar la noción de que así como se gana también se pierde, pero siempre hay un aprendizaje con el cual se crece. “Si uno se cae, se puede levantar, y este proceso es lo que enriquece como persona, no el final como tal”, remarcó.

Con ello, señaló, se forman personas de mentes fuertes con cuerpos fortalecidos, que tienen en su pensamiento “que todo lo que haga debe hacerse bien”, y es como se refleja la disciplina que tiene el arte marcial de raíz.

Este sistema, afirmó, está hecho para que el alumno crezca y sea un campeón en su persona, y por tanto, en las demás actividades en que se desenvuelva.

Sensei Christian destacó que en este proceso, lo importante es considerar como la guía y base los principios éticos y morales que todas las artes marciales desarrollaron durante siglos para formar personas con principios y positivas para su familia y la sociedad donde se desenvuelven, siendo estas cualidades lo que las ha hecho trascender por milenios.

Entre estos principios, refirió, se destaca e inculca el saludo y respeto a la máxima autoridad que deben tener hacia su madre y padre, lo que a su vez da como resultado que la familia se involucre y sea parte fundamental en la educación y desarrollo del practicante.

Con base a ello, además de hacer que la escuela sea una buena alternativa de desarrollo profesional, se tienen las bases para formar alumnos y líderes positivos que al lograr obtener su Cinta Negra, la llevan consigo a todas partes donde se encuentren, y no solamente la ostentan en un área de entrenamiento o dentro de su escuela.

Sensei Christian Pérez, resaltó que este sistema de enseñanza tiene más de dos décadas en Estados Unidos, y se ha aplicado en México desde hace unos 10 años, aproximadamente, por las escuelas de diferentes estilos marciales que integran el concepto del Centro Deportivo de Artes Marciales Evolution.

Gracia a ello, prosiguió, ya se cuenta con profesionistas, asesores políticos, empresarios y líderes positivos con la esencia de las artes marciales y que han hecho de estas disciplinas su manera y estilo de vivir la vida, donde “buscamos ser campeones en las artes marciales y en la vida”.

Dicho concepto, mencionó, se encuentra abierto a toda escuela o maestro que esté dispuesto a adaptarse a las exigencias sociales para hacer rentable y productiva su carrera como instructor deportivo o del arte marcial, para lo cual puede solicitar informes por correo a la dirección idetoro_10@hotmail.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.