Johann Moreno, Fisioterapeuta

El hombro es la articulación del cuerpo que se lesiona con mayor frecuencia y en las artes marciales representan el 50 por ciento de todas las luxaciones, aproximadamente, a causa de un golpe de pie o mano, por no saber caer adecuadamente, exceso de presión y hasta cuando el brazo ha quedado atrapado en la misma ropa de entrenamiento durante un encuentro, entre otras causas.

En estos casos la lesión puede ser desde dolor tolerable, hasta lo que se denomina “luxación de hombro o dislocación de hombro”, y que es cuando se presenta la pérdida completa de contacto entre la superficie articular del hueso húmero o cabeza humeral y la cavidad glenoidea de la escápula, lo que produce una perdida estructural de su estabilidad.

Causas: La luxación de hombro sucede cuando la cabeza del húmero  se sale de la cavidad glenoidea. El 95% de los hombros se luxan por una lesión traumática, deportiva, accidente de tráfico o caída apoyando la mano en el suelo. La cabeza humeral se puede luxar hacia delante, hacia atrás o hacia abajo.

Es más frecuente en personas entre 18 y 25 años de edad, debido a que este intervalo de edad es el de mayor actividad física. En adultos ancianos también son frecuentes las luxaciones, por la debilidad de los ligamentos y porque el riesgo de caídas es mayor.

Síntomas: Cuando el hombro se luxa existe una clara deformidad de este, hay inflamación o hematoma, se siente un dolor intenso y hay gran dificultad para moverlo. Puede existir hormigueo alrededor del cuello o del brazo. Los músculos con frecuencia estarán contraídos lo que aumenta el dolor

Tratamiento: Si tiene una luxación traumática de hombro debe acudir a un servicio de urgencias, tan pronto sea posible. Para evitar daños mayores como lesiones de ligamentos, tendones, nervios o vasos sanguíneos alrededor de la articulación, debe inmovilizarse la extremidad y colocarse el brazo afectado en cabestrillo y no tratar de mover el hombro ni de realizar maniobras para reducir la luxación. Si es posible, coloque hielo en el hombro lesionado, ya que esto puede ayudar a disminuir el hematoma y el dolor

Su médico le preguntará cómo fue el accidente, si ha existido una luxación anteriormente y le realizará una exploración física para descartar una lesión añadida. Se le hará una radiografía para confirmar la luxación y descartar la presencia de una fractura.

El tratamiento de la luxación de hombro consiste en volver a colocar la cabeza del húmero en la glenoides. Este proceso se denomina reducción cerrada. Dependiendo de la intensidad del dolor y de la inflamación puede ser necesario la utilización de analgésicos o relajantes musculares.

En los casos en los que no pueda realizarse una reducción cerrada, si el hombro sale de la cavidad con facilidad tras la reducción o si existen lesiones vasculares o nerviosas será necesario realizar una intervención quirúrgica.

Una vez que los huesos están en su lugar, el dolor mejora inmediatamente y el médico le colocará el brazo en cabestrillo, será necesario seguir la medicación con analgésicos y relajantes musculares; además, deberá acudir con un traumatólogo para realizar un seguimiento adecuado que exigirá un periodo de reposo absoluto, antes de iniciar cualquier tipo de movilización.

Debe seguir al pie de la letra las indicaciones del especialista para seguir la recuperación de su hombro hasta que consiga una correcta movilidad y fuerza muscular mediante rehabilitación física, hasta que logre volver a su actividad laboral y deportiva normal.

Seguimiento: Este proceso es sumamente importante, ya que dependiendo de la calidad en la cicatrización de los tejidos, en caso de que se presenten ligamentos que cicatricen correctamente, existe el riesgo de que el hombro vuelva a luxarse. Está tendencia a la luxación depende en gran medida de las medidas para la recuperación; en caso de una lesión previa, la edad del paciente es determinante toda vez que cuanto más joven haya sido el traumatismo y que este no haya recibido la atención adecuada, existe la posibilidad de que se repita una luxación.

En el caso de que le hombro vuelva a luxarse y si estos episodios frecuentes interfieren con la actividad de la vida diaria, laboral o deportiva, es sumamente importante que consulte a su médico para una  nueva valoración, y siempre tenga presente que la rehabilitación física le ayudará a fortalecer su hombro y disminuir el riesgo de sufrir una nueva luxación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.