[Best_Wordpress_Gallery id=”146″ gal_title=”cofraternidad_judo1″]

Una gran sesión de Judo, donde un espíritu de armonía, compañerismo y respeto inundó el Dojo Bushido, fue lo que se logró percibir durante la celebración de la 2° Clase Cofraternidad 2015, para rendir un reconocimiento y homenaje a Sensei Jorge Eduardo Ito Facio, por sus nueve décadas de edad, de los cuales más de 65 años lleva dedicado a la enseñanza de este arte marcial.

Junto de esto, el organizador de este evento, Sensei Cristián Fernando Cabrera, quien cuenta con el 2° Dan de Kodokan, comentó que esta reunión tuvo como objetivo buscar la unión del Judo de todo el país, sin otro motivo más que el de disfrutar un arte marcial que puede aportar grandes valores a la comunidad.

Bajo esta misión, las instalaciones de la Escuela Bushido México, construida específicamente para la práctica y enseñanza del Judo, fue el espacio donde se dieron cita poco más de 150 practicantes provenientes de los estados de México, Oaxaca, Guadalajara, Morelos y la Ciudad de México.

Fue precisamente Sensei Jorge Ito, quien encabeza esta escuela, el maestro que dio inicio a la clase con una charla sobre lo que es el arte marcial del Judo, dando muestra de la fortaleza que se adquiere cuando se practica una disciplina con el corazón y donde se pone de manifiesto que “todos necesitamos de todos para aprender y crecer”.

[Best_Wordpress_Gallery id=”147″ gal_title=”cofraternidad_judo2″]

A sus palabras le siguió una exposición sobre reglamento en la competencia de judo, misma a la que se integró el maestro que cuenta con el grado de 7° Dan, otorgado por Kodokan, la máxima autoridad del mundo en Judo.

Terminada la sesión, fue el turno para dar iniciar la enseñanza de técnicas y aplicaciones, en la cual participaron tanto grados avanzados como principiantes que aprovecharon todo el tatami para ‘sacarle jugo’ a cada movimiento.

De acuerdo al mismo organizador, Fernando Cabrera, quien también es 4° Dan por parte de la Federación Mexicana de Judo (FMJ), la convocatoria superó las expectativas.

“Sabíamos que podríamos tener mucha gente, y creo que nos ayudó de manera favorable la difusión en redes sociales… fue un éxito”.

Explicó que el dojo donde se celebró la clase, es único en México porque es un espacio ciento por ciento dedicado a la práctica de la disciplina, además de que cuentan con los mismos parámetros que un dojo en Japón.

 Este espacio está dedicado a la práctica de judo y no se comparte con otros deportes y en él se dan clases desde niños hasta adultos mayores. He visitado a lo largo de 20 años muchos dojos, y creo que es el más bonito de todo México”, enfatizó.

Indicó que tras realizar la 2° Clase de Cofraternidad, el siguiente paso será poner atención en los comentarios por parte de los participantes, para enriquecer lo que será la tercera clase de la Cofraternidad.

“El único objetivo es crecer, conocer cuáles son sus expectativas y anotarlas dentro del programa para mejorar la siguiente sesión. Lo importante es unir a la familia judoca”

Con emoción y sudor goteando de su rostro tras una serie de movimientos, Fernando Cabrera expresó su sentir al comentar que su deseo es que con éste evento, “la comunidad judoca del sur, del norte, este y oeste del país, se dé cuenta que unidos somos más fuertes.

[Best_Wordpress_Gallery id=”148″ gal_title=”cofraternidad_judo3″]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.