“Quiero que consideren al Kyudo (camino del arco) como algo que, aunque le dediquemos toda una vida, no vamos a poder amaestrar”…. esta frase fue parte de la película y debate realizado en fechas pasadas durante la proyección y análisis de la película “One shot, one life”.

El evento fue realizado por la Asociación Cultural para la Investigación sobre Asia, A.C., junto con la Asociación Kyudo Kay México A.C., donde se apreció el filme que abordó el mundo de Kyudo desde el punto de vista japonés, tanto actual y deportivo, en las técnicas para acertar a la diana con las flechas y obtener un premio.

La reunión estuvo presidida por sensei Ali Zolfagharian, 5° Dan de Kyudo y presidente de la Asociación Kyudo Kay México, además de alumnos conocedores del arco japonés, y otros asistentes ajenos a éste interesados en sentir y encontrar su camino a través del arco.

Durante la cita, se comentó el aspecto ancestral y profundo del kyudo, el cual queda reflejado en el camino hacia el autoconocimiento y dominio propio en el dojo y en la vida diaria, una manera de ver al blanco como un espejo y poder expresar lo que uno es al momento de tirar.

Además, se comentaron los aspectos de la historia de Takeuchi Masakuni, fue la guía para conocer parte del mundo del Kyudo a través de las percepciones de senseis (maestros) que han tratado de transmitir el conocimiento Zen del arco y la flecha a sus estudiantes y diferenciarlo de una competencia.

Asimismo, se trató el tema de cómo es que Masajuni, quien lleva 16 intentos para aprobar el examen de 8º Dan, hace su reflexión: “Quiero que consideren al Kyudo como algo que, aunque le dediquemos toda una vida, no vamos a poder amaestrar”.

En la película, las experiencias de los practicantes kyudocas, al estar en el dojo, enriquecen la plática, al contar lo que sienten al apuntar su flecha, aun cuando no acierten, inclusive, la esposa de sensei Zolfagharian y practicante antes de convertirse en madre, experimentó y dejó una reflexión: “A fin de cuentas, Ali  es el instructor, el que te dice cómo hacerlo, pero el arco es el verdadero maestro”.

Respecto a los organizadores del evento, cabe mencionar que Ali Zolfagharian, iraní de nacimiento, tuvo la oportunidad de practicar kyudo en Japón hace casi 17 años gracias a su profesor de japonés; conoce a su esposa en Japón y vienen a vivir a México, y a partir de entonces ha enseñado el arco japonés y tratando de difundir los beneficios que aporta este “arte de paz” a la vida diaria de los practicantes.

 

 

Imagen tomada de Youtube: ONE SHOT. ONE LIFE. Official Trailer by Empty Mind Films, https://youtu.be/fZNdx_g_mr8

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.