Johann Moreno, Fisioterapeuta

Fortalecer el puño y sus nudillos son parte esencia en todas las artes marciales para el fortalecimiento de puños, brazos, muñecas, articulaciones y músculos involucrados en este ejercicio que cuando no es realizado adecuadamente puede ser causa de una de las lesiones más frecuentes y doloras, conocida como la “fractura del boxeador”.

La fractura del boxeador es un nombre común que denomina la fractura del hueso largo que conecta el dedo meñique con la muñeca. Este tipo de fractura puede crear varios fragmentos. A esto se le llama una fractura conminuta. También puede ser una fractura desplazada. Esto significa que los dos extremos del hueso están separados. Además, la fractura puede ser:

Cerrada: la piel no está rota

Abierta: la piel está rota (con frecuencia debido a que golpea contra un objeto cortante)

Causas: La causa más frecuente es que la persona golpee con el puño un objeto duro sin protección o sin la técnica adecuada.

No solamente se  presenta en prácticas, demostraciones o combates, sino que es muy frecuente en personas que, producto de un ataque de ira, golpean un objeto fijo, como una pared. Por esta razón, es también llamada fractura de frustración.

Según los especialistas, entre los factores de riesgo de esta lesión se encuentran: participar en deportes de contacto, edad avanzada, osteoporosis, exposición a situaciones de violencia, principalmente.

Síntomas: Inflamación, dolor, deformidad, falta de movimiento, nudillo hundido.

Diagnóstico: Mediante pruebas físicas de amplitud de movimiento y radiografías.

Tratamiento: En general, al momento de una lesión de este tipo lo recomendable es que se aplique hielo o una compresa fría en el dedo o parte afectada por dolor durante 15 a 20 minutos, tres veces al día; haga esto durante varios días después de la lesión. Envuelva el hielo en una toalla para no lastimar la piel.

Es probable que se inmovilice la parte afectada con férula o yeso para que el dedo tenga el tiempo necesario para  curarse. Deberá limitar el uso de la mano. Esto aliviará la inflamación. Si tiene un yeso, consulte con el médico para ver si es posible combinar con tratamiento frío.

Elevación: para aliviar la inflamación y el dolor, apoye la mano en una almohada mientras está sentado o recostado.

Cirugía: Si los huesos no están alineados correctamente, es posible que se tenga que hacerlo para lograr una consolidación apropiada mediante cirugía. Una vez que los huesos estén en su lugar, deberá utilizar una férula o un yeso durante aproximadamente seis semanas.

Medicamentos: El médico puede recomendar medicamentos antiinflamatorios analgésicos, antibióticos para prevenir la infección (en caso de que haya tenido una fractura abierta)

Rehabilitación: Se deben ejercicios de fortalecimiento y para la amplitud de movimiento una vez que la fractura se haya consolidado. Se recomienda consultar a un fisioterapeuta.

Imagen compuesta: https://radiologiavirtualhjcu.blogspot.mx/p/paseando-por-rayos-x.html

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.