Intensa y llena de energía fue la jornada de promoción de grados de la Federación Mexicana de Limalama (Femedell), donde desde principiantes y hasta grados avanzados tuvieron que demostrar sus conocimientos y habilidades para ascender en la escala de superación.

Integrantes del Consejo de Cintas Negras de la Femedell, fueron los encargados de examinar y calificar a los más de cien participantes provenientes de toda la República Mexicana.

Al respecto, el presidente de la Federación, César Fernández Montiel, comentó que en este cierre de promoción de exámenes generales 2014, participaron desde Cintas Blanca hasta a Cinta Negra y altos grados.

Señaló que para esta ocasión, fueron más de un centenar de alumnos principiantes y avanzados, además de 28 Cintas Negras, doce primeros grados, 8 segundos y 4 terceros grados, mismos que “tuvieron que demostrar que merecían portar el grado al que aspiraban llegar”.

En este sentido, Master Fernández dijo sentirse contento por los resultados, ya que desde las categorías infantiles, hasta los altos grados demostraron un alto nivel de preparación, aún y cuando “se pidieron extras y se exigió mayor calidad y esfuerzo en cada prueba, para forzarlos a realizar un buen examen”.

Señaló que lo solicitado a cada aspirante fue de acuerdo al programa general de la Femedell, el cual comprende “formas, técnicas de bloqueos, desvíos, patadas y armas, además de acondicionamiento físico, resistencia, coordinación, velocidad, equilibrio, conocimientos generales y de su escuela, entre otros aspectos importantes para ser un buen artista marcial representante de Limalama”.

“Así se exige en la Federación, ya que no se trata solamente ser buen técnico, sino también debe complementarse con otros elementos de acuerdo al grado que se quiere llegar, además de las cualidades de un atleta desarrollado”, afirmó.

De esta manera y a lo largo de casi ocho horas, los “guerreros silenciosos” demostraron su conocimiento de su arte marcial, tanto de manera individual como en parejas.

Para Master Fernández, el hecho de que asistieran un gran número de alumnos representa la renovación y fortalecimiento de Limalama, ya que “ellos son sangre nueva, nuevos alumnos formales, así como nuevos instructores donde se demuestra la profesionalización que deben reflejar en su responsabilidad de tener grupos a su cargo”.

“Es cargarse y renovarse de gente joven con nuevas ideas, para trabajar y mover a los que ya tenemos años en Limalama y nos vemos en la obligación de ‘movernos’ para no quedarnos atrás en la profesionalización y aprendizaje para poder atender las necesidades”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.