Por Fabián Salazar

Ultramán, El Avispón Verde, El Pequeño Saltamontes y otros nombres podrían no decirle nada a los niños y adolescentes de hoy; pero solo es cuestión que pregunten a sus maestros y se sorprenderán de cómo los inspiraron para llegar a ser lo que son ahora.

Actualmente, muchos aficionados, practicantes, senseis y maestros de artes marciales se encuentran entre los 40 y 50 años de edad, lo que por lo cual vivieron su infancia en la década de los 70’s del siglo pasado, y aunque ahora parezca increíble, en ese tiempo no se conocía la gran gama de técnicas y escuelas de estilos actuales.

Los niños de entonces nos emocionamos con las impresionantes escenas de combates en programas de televisión, y nos familiarizábamos con series japonesas que reforzaban la idea de que todo era Karate.

Entre ellos estaban “Ultramán” y “Ultra-Seven” quienes utilizaban movimientos de artes marciales contra monstruos extraterrestres para defender nuestro planeta. Y hasta la “Señorita Cometa”, recurrió a técnicas de karate, al igual que su mascota y pequeño dragón “Chivigon” vestido con karategui, y más tarde fue “Mazinger Z”, quien usaba potentes puñetazos para vencer a sus enemigos.

Y qué decir de dos series clásicas de televisión que sin lugar a dudas marcó e influyó de manera determinante a los niños de ese entonces, y que determinó su inicio en el Sendero  de las Artes Marciales: “El Avispón Verde” y “Kung Fu”.

En el primero, se trató de un enmascarado que fingía ser villano para hacer el bien acompañado de su  asistente, el inolvidable “Kato”, personificado nada menos que por el gran Bruce Lee, quien era la estrella real de la serie.

En cada capítulo lo único que se esperaba era la infaltable escena donde Kato enfrentaba a uno o más oponentes y en veloces y certeros movimientos de pies y puños los dejaba fuera de combate, y a veces hasta con el uso de eficaces dardos o chacos utilizados con maestría.

Otro programa de la pantalla chica fue donde David Carradine dio vida al “Pequeño Saltamontes” en la serie de Kung Fu, donde además de la fascinación por las batallas, nos mostró el lado filosófico, la larga preparación que se requiere para lograr el autocontrol y el mensaje de que las artes marciales no son violencia, sino una manera de vivir para alcanzar el equilibrio interno.

En la pantalla grande tuvimos la oportunidad de disfrutar “Enter the Dragon” (Operación Dragón) protagonizada por Bruce Lee y “The Big Brawl” (La Gran Pelea)  con Jackie Chan, y al igual que en las series, fueron responsables de que muchos niños los tomaran como ídolos a seguir y soñaran con ser grandes artistas marciales.

Seguramente tanto mamás y abuelas, papás y abuelos recuerden esos momentos imborrables de la niñez, y cada momento en que, embelesados, observaron y soñaron estar en cada uno de esos enfrentamientos.

Qué tal si en este Día del Niño aceptan un reto: con una sonrisa en la cara y los recuerdos de la niñez toman unos minutos para revivir cada batalla y mantener a ese niño interno para ser felices y disfrutar cada día de nuestra vida.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.