Todo practicante serio de algún estilo de Arte Marcial sabe bien  que ciertos ejercicios sirven para ayudar a fortalecer  la cadera, muslos, glúteos, espalda baja, abdomen y otras partes de nuestro cuerpo que intervienen en una relación sexual.

Si se logra formar un cuerpo tonificado, firme, fuerte y elástico es obvio que se podrá intentar  y alcanzar ciertas posiciones que costaría más esfuerzo, si es que se llega a intentar, con un cuerpo obeso, torpe, rígido, débil o raquítico.

Además, si se pasa de lo físico a lo psicológico, el verse bien provoca sentirse bien, la autoestima y seguridad se fortalece gracias a los principios básicos que las Artes Marciales  fomentan, y todo esto, más una buena preparación mental que da la práctica de la meditación y control de la respiración, ayudará a tener encuentros sexuales más plenos.

Contrariamente a la creencia popular, no se tiene que limitar la práctica sexual si se es  deportista. De hecho, existen especialistas que pueden ayudar a desarrollar fuerza y ​​resistencia para una vida sexualmente plena.

Estos especialistas retoman y hacen una  combinación de los elementos clave de artes marciales, yoga y otros ejercicios para que una relación sexual sea totalmente satisfactoria.

Algunos de los beneficios que son aportados por las Artes Marciales para las Artes Amatorias pueden ser:

Fuerza y un mayor equilibrio, el poder y la gracia.

– Ganancia de la elasticidad y la estabilidad en las caderas, glútea, abdominal, muslos y la espalda.

– Aumento de energía física  para mejorar el rendimiento sexual.

– Alinear mente, cuerpo y espíritu para una vida sexual más satisfactoria.

Por otro lado, desde el punto de vista médico, el practicar cualquier tipo de disciplina  incrementa  la actividad cardiovascular, sea hombre o mujer, te permite una mayor irrigación de sangre a los genitales y otras zonas erógenas, oxigenando y activando las terminaciones nerviosas; además de que este flujo sanguíneo permite una erección adecuada (más y mejor) tanto del pene como del clítoris.

Se regulan los niveles de gases en la sangre, entre ellos el óxido nítrico, indispensable tanto para activar como para inhibir el deseo sexual (el sidenafil, mejor conocido como viagra, es un regulador de óxido nítrico, que sirve para relajar los vasos sanguíneos y permitir el paso de la sangre hacia el tejido esponjoso del pene).

Una oxigenación correcta de las glándulas endócrinas y su estimulación durante el ejercicio, permiten que se regulen los niveles de epinefrina en el cuerpo, que es la responsable del aumento en la presión sanguínea, el ritmo cardiaco, la ventilación pulmonar, la respuesta galvánica de la piel, la activación del tono muscular y todas esas cosas indispensables en el sexo.

Otras sustancias que se regulan con la actividad física y se transportan en la sangre son la serotonina y la endorfina, las cuales regulan las sensaciones de placer en el cerebro.

La práctica constante de cualquier tipo de Arte Marcial  mejora la líbido, según diferentes estudios en deportistas, desde amateurs hasta élite, lo que se ha podido comprobar en diferentes investigaciones.

 

Fuentes: British Journal of Sports Medicine, www.bjsm.bmj.com; Universitat de Barcelona, https://www.ub.edu/congresice/actes/9_rev.pdf ; https://ar.answers.yahoo.com/question/index?qid=20070519074608AAuO4oL

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.