“Se debe entrenar al cien por ciento  siempre, ya que en una competencia y en todo lo que haga cada uno debe darlo todo…” El comentario es de María Dimitrova, practicante y maestra de karate do, quien con once títulos mundiales en su carrera, ofreció un seminario en la Ciudad de México.

Conocida también como “La Princesa del Karate” por sus logros en la especialidad de kata (forma) obtenidos en campeonatos panamericanas, Centroamericanos y del Caribe,  Juegos Bolivarianos, Juegos del Mundo, entre otras competencias, la maestra estuvo en la capital de México por tres días a invitación de la asociación Ossakka Karate Do.

En entrevista, Sensei Dimitrova, quien posee el grado de Cinta Negra 5º Dan de karate do estilo Shito Ryu, Shito Kai, comentó en entrevista que su experiencia durante este seminario fue de gran satisfacción y reto al convivir y compartir sus conocimientos tanto con practicantes de estilos tradicionales, como los llamados abiertos.

Con sonrisa alegre por su sesión, mencionó que este fue el segundo seminario que imparte en la Ciudad de México, aunque fue el primero de manera abierta, lo que fue un logró tanto para ella como para los organizadores y participantes que demostraron entusiasmo y entrega y donde observó a  varios con capacidades y actitud para destacar en el mundo y competencias de karate do.

Respecto a su manera de impartir sus clases, María Dimitrova comentó que éstas se basan en una metodología donde se trabaja de forma muy organizada para que haya un progreso y se logren alcanzar las metas deseadas.

Resaltó que el entrenamiento de un karateka debe basarse en la condición física, el conocimiento y ejecución correcta del kion o técnicas básicas para pasar a la parte de kata y su ejecución con el bunkai o ejecución, hasta llegar al kumite (combate).

Estos aspectos que debe tener muy en serio todo practicante, remarcó, son la base de alcanzar las metas planteadas, mismas que tiene su fundamento en dichos elementos, los cuales deben ser entrenados constante y profundamente.

Para ello, prosiguió con seguridad, es importante que el maestro, instructor y el mismo practicante estudien y analicen toda la técnica, “no hacerlas por hacer, ya que cada movimiento del karate tiene un propósito”.

En el caso de kata, que es su especialidad, resaltó el hecho de profundizar y conocer profundamente cada paso del bunkai, “conocer la mecánica, trayectoria y el porqué de cada movimiento para sentirlo y vivirlo correctamente”, algo de lo que ella aplica en sus seminarios por todo el mundo.

Esto, dijo, dará seguridad de saber si cada ejecución dará resultado o no, por lo que “una vez que se conozca el bunkai y cómo debe ser ejecutada cada técnica, los movimientos y la misma kata van a cambiar para hacerla de una manera más consciente,  diferente y mucho mejor”.

Respecto a la mentalidad ante una competencia, Sensei María Dimitrova indicó que esta misma metodología es la que asume en cada entrenamiento y competencia, donde su mentalidad y preparación tiene presente que el oponente más fuerte a vencer es ella misma, al saber cuál es su capacidad en el dojo, la cual es la misma que lleva ante el tatami competitivo, donde además se tiene la presión que significa representar una federación y selección nacional.

“Como campeona todos esperan que gane, o al menos llegue a la final, y se cree que porque uno ha sido campeón no puede fallar; pero somos humanos, y eso aumenta la presión de que todo debe salir excelentemente y yo trato de olvidarme de toda esa presión. Entrar y ejecutar mi kata de la mejor manera, tal y como he entrenado en el dojo, donde me dicen que entreno como una máquina”.

Acerca de esta determinación, indicó que esto lo asumió al hecho de haber iniciado su carrera como competidora a los 17 años, “edad que en comparación con muchísimos competidores puede ser demasiado tarde, ya que muchos atletas inician desde niños, y eso es una gran ventaja, por lo que para recuperar ese tiempo, entreno al cien por ciento”.

“Si yo no estoy en condiciones de entrenar al cien por ciento, mejor no entreno y descanso ese día, pero al siguiente, hago dos o tres sesiones para recuperar ese entrenamiento”.

Y sin dejar de demostrar su alegría, María Dimitrova remató: “Se debe entrenar al cien por ciento  siempre, ya que en una competencia y en todo lo que haga cada uno debe darlo todo. Cuando compites no lo haces al 50 o al 70, debes hacerlo al cien, siempre al cien… y si se puede más, mejor”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.