En el mundo de las artes marciales, hay estilos desarrollados en el mundo occidental, siendo este el caso del Bartitsu, una disciplina desarrollada a finales del siglo XIX, que incluso es mencionada en las aventuras de Sherlock Holmes, de Arthur Conan Doyle, y de lo que escribe y comparte Javier Franco, Fundador e Instructor del Club Bartitsu Madrid, en Madrid, España, en una serie de publicaciones.

Descubriendo el Bartitsu, arte marcial de la Época Victoriana

─1ª de 3 partes─

El Bartitsu es en su esencia un arte marcial mixto de la época victoriana (finales del siglo XIX). Antes de la llegada de Bruce Lee con su Jeet Kune Do y del fenómeno moderno de las artes marciales mixtas, el Bartitsu inició el concepto de utilizar lo que funciona, sin importar el sistema de lucha o arte marcial del cual provenga.

La base del Bartitsu, era perturbar el equilibrio del agresor, sorprenderle antes de que tenga tiempo a recuperar el equilibrio, usar su fuerza y si es necesario, someter las articulaciones de cualquier parte del cuerpo, a una presión que no pueda resistir.

Imagen 1 Cortesía.
Edward William Barton-Wright

Su creador fue Edward William Barton-Wright, un ingeniero británico que por motivos laborales tuvo que trasladarse a vivir a Japón.

Barton-Wright era un entusiasta de los deportes de combate, lo que hizo que durante su estancia en Japón se interesase por las artes marciales orientales, comenzó estudiando Shinden-Fudo Ryu Ju-Jitsu y, posteriormente, se adentró en el mundo del judo, siendo alumno del maestro Jigoro Kano.

En 1898, tras pasar 3 años viviendo en Japón, regreso a Inglaterra y anunció la creación de un “Nuevo Arte de Autodefensa”, el cual mezclaba estilos del Viejo Continente con otros estilos más innovadores llegados del Lejano Oriente. A este “Nuevo Arte de Autodefensa”, le llamo Bartitsu, que proviene de combinar su propio apellido Barton con jiu-jitsu.

¿Por qué motivos se creó?

Durante la época victoriana, las calles de Londres no eran un lugar muy seguro, existían numerosos delincuentes callejeros, que no dudaban en utilizar todo tipo de armas para hacerse con las propiedades de sus víctimas.

El creciente interés de la sociedad inglesa por una forma de autodefensa sin armas y “honorable” impregnaba varios aspectos de la cultura británica, por lo cual, Barton-Wright, siendo consciente de este clima de inseguridad en las calles y la necesidad de un tipo de auto defensa no letal, crea el Bartitsu, con el objetivo de proporcionar un medio por el cual las clases más altas de la sociedad pudiesen protegerse de los ataques de los delincuentes.

Principios que rigen el Bartitsu

Los principios del Bartitsu son evitar la violencia siempre que ello sea posible, afrontar de manera segura cualquier enfrentamiento y resolver de una manera rápida y segura cualquier conflicto. En términos marciales del Bartitsu, esto significa entrenarse para ser capaz de luchar con los puños, los pies y un bastón, así como también poder agarrarse al atacante.

Estilos de los que está compuesto

El Bartitsu, como arte marcial hibrido o estilo de defensa personal, se compone de los siguientes estilos de lucha:

  • Boxeo: El estilo de boxeo era el utilizado por los boxeadores de la Edad de Oro de la época. A diferencia del estilo moderno, durante el siglo XIX y principios del siglo XX los boxeadores mantenían una postura rígida y erguida. Por lo general, la mano adelantada estaba extendida y con el antebrazo trasero cubrían el área del pecho.

  • Jiu-Jitsu: Del Jiu-Jitsu se adoptó la forma de derribar a un adversario haciendo el mínimo esfuerzo, aunque su peso sea el doble del nuestro, y las diferentes técnicas de presión de las articulaciones.

  • Savate Francés: El Savate consistía en un método de lucha callejera, desarrollado en el puerto de Marsella durante el siglo XIX. Consistía en diferentes patadas, bofetadas con las manos abiertas y diferentes agarres.

  • La Canne o lucha con palos: Era otro arte marcial francés donde se utilizaban golpes con el bastón en la cara, las muñecas, la cabeza, las rodillas, el cuello y las espinillas para eliminar la amenaza de un atacante, manteniendo cierta distancia. Este estilo se adoptó pensando en los ingleses de clase alta, que siempre portaban un bastón o un paraguas.

  • Luchas Improvisada: Barton-Wright también incluyó algunas técnicas de autodefensa creativas y eficaces, donde se usaban armas improvisadas como, por ejemplo, un sombrero o un abrigo, que servían para distraer al agresor.

Continuará…

 

Texto e imágenes cortesía Javier Franco, Fundador e Instructor del Club Bartitsu Madrid, Instagram @javi_fp79, Fracebook Javier Franco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.