“Entendiendo las Caderas y la Cintura”; estudios aplicados para practicar Taichi (1ª parte)

0
506
Entendiendo las Caderas y la Cintura; estudios aplicados para prácticar Taichi (1ª parte)

En la serie de estudios profundos realizados por Sifu Sam Masich, están los relacionados con la relevancia que tiene la cintura y cadera para la práctica del arte marcial, y esto es algo de la serie de publicaciones que se tendrán, de manera textual y con autorización del autor, gracias a la traducción del maestro ¹Ricardo Buenaventura, del movimiento “Taichi en Todos Lados”.

Entendiendo las Caderas y la Cintura

Zhengque Lijie Kua Yao 正確理解胯腰

Por Sam Masich*

Traducción: ¹Ricardo Buenaventura

Corrigiendo Errores en las Caderas y Cintgura

Existen profundos mecanismos de autoprotección en las personas para que puedan estar protegidas de fuerzas no deseadas. Estos mecanismos innatos –defensividad, racionalización, proyección, etcétera— se expresan ellos mismos a través de estrategias de manipulación, negación y distorsiones de la realidad que sesgan la percepción y las habilidades para tomar decisiones.

Las siguientes son recomendaciones que concuerdan con consejos ofrecidos por antiguos maestros del arte y eso ayudará a los practicantes de taijiquan a identificar y superar los impulsos que dan lugar a comportamientos obstructivos que están en la fuente de los cuatro errores.

Usa una estructura natural

El movimiento que no está de acuerdo con la propia estructura natural es esforzado y ansioso, y carece de la ventaja del poder estructural innato. A la larga, la coordinación del movimiento de la cintura con el recorrido de la cadera debe habituarse si se va a producir un progreso. El esfuerzo incesante para asentarse en la estructura natural de las caderas, intentando en todas las circunstancias generar movimiento dentro de una alineación correcta del recorrido de la cadera, beneficia el dominio de las artes marciales y la autocultivación.

Sam Masich. Foto cortesía.
Respeta los fundamentos del kua-yao

Un genuino espíritu de investigación del papel vital jugado por las caderas y la cintura en taijiquan es requisito previo para comprender y dominar las cinco fases de la postura y los trece poderes. Los practicantes deben realizar esfuerzos continuos y concertados para educarse a sí mismos con respecto a la teoría y la práctica, y deben formar una intención clara de integrar los fundamentos de kua-yao en su práctica de taijiquan. El estudio del recorrido de la cadera correctamente alineada en coordinación con la actividad de la cintura acercará a los practicantes de taijiquan a la comprensión de la teoría de los trece poderes. Aprender y entrenar los factores kua-yao para cada aspecto del arte permite a los practicantes desarrollar un sentido refinado de equilibrio y fluidez basado en una relación consciente entre la gravedad y el cuerpo relajado.

Practica autoconciencia

Se debe prestar una atención escrupulosa a los propios comportamientos y al enfoque del arte. Inicialmente, es difícil mantener la relajación en la región de la cadera y la cintura, incluso durante los ejercicios en solitario. Al involucrar a un compañero de práctica, la tarea puede parecer imposible, ya que las tácticas inconscientes de apuntalar y apretar los puños cooptan los esfuerzos sinceros en el juego basado en principios. Con tiempo, práctica y determinación uno aprende a confiar en el cuerpo relajado para alcanzar los objetivos de estabilidad y poder. Hablando en términos prácticos, el practicante de taijiquan debe realizar estudios individuales de la dinámica de actividades como la postura de pie, doblar las rodillas, cambiar el peso y los tipos de pasos que se encuentran en el empuje de manos con pasos en movimiento, el combate y el entrenamiento con armas.

Convierte reacción en respuesta

Las reacciones enraizadas en planes de acción defensivos innatos, arraigadas como están, se pueden volver a entrenar para obtener respuestas practicadas que estén de acuerdo con los principios del taijiquan. Las reacciones instintivas a la amenaza percibida, por ejemplo, el comportamiento obstructivo, pueden redirigirse para generar la respuesta condicionada y hábil de relajarse en una estructura alineada y de apoyo.

El Taijiquan, como una forma de entrenamiento de artes marciales se preocupa por prevalecer sobre las amenazas planteadas por los adversarios y, por lo tanto, brinda a los practicantes oportunidades para estudiar y mejorar las respuestas automáticas. El proceso de taijiquan requiere relajación, suavidad y aceptación para que uno pueda asentarse continuamente en la estructura incluso mientras está bajo amenaza.

Templa la autocrítica

Es importante tomar conciencia de las deficiencias y esforzarse por mejorar, pero no es aconsejable criticarse con dureza. Se necesita humildad para cultivar una preferencia por la calma, la relajación y asentarse sobre la predisposición hacia, por ejemplo, reforzar y apretar. El proceso de autoevaluación y autodescubrimiento implica desafíos a la percepción que uno tiene de sí mismo cuando se enfrenta a la compulsión por el control. Es importante ver los hábitos negativos simplemente como obstáculos para el entrenamiento, de la misma manera que torcer los tobillos, alcanzar e inclinarse son obstáculos.

Respira

Durante la respiración y otras acciones diafragmáticas –como toser– tiene lugar una actividad simétrica entre el diafragma respiratorio, en la parte superior de la región abdominal, y el diafragma pélvico en la parte inferior de la región abdominal. Inmediatamente antes de la inhalación se puede detectar actividad eléctrica en los músculos del diafragma pélvico, lo que demuestra la relación vital entre el suelo pélvico, el diafragma torácico y el psoas ilíaco (músculo interno que, entre otras cosas, permite la estabilidad de la columna vertebral). Cada una de estas áreas responde en gran medida al estado de las otras, y cuando una parte se pone incluso un poco tensa, sus contrapartes tienden a contraerse en solidaridad empática.

Práctica de taijiquan, Foto Archivo Sendero Artes Marciales

La íntima relación que existe entre el diafragma, el psoas ilíaco y otras partes de las caderas y la cintura tiene la ventaja práctica de que el buen funcionamiento de cualquiera de los elementos afecta benéficamente a los demás. Por ejemplo, respirar profundamente relaja el psoas ilíaco y, a la inversa, la liberación del psoas ilíaco profundiza la respiración.

Con cada respiración, el diafragma y el psoas trabajan juntos para estabilizar la columna anterior y, dado que el psoas cruza muchas articulaciones a través de la región de la cadera y la cintura, también existe una profunda relación entre la respiración, la estabilidad y el movimiento en el centro. Uno debe aprender a respirar profunda, natural y conscientemente como parte de los estudios de cadera y cintura.

Fotos cortesía y archivo Sendero Artes Marciales.


*Sam Masich comenzó su carrera en taijiquan con un aprendizaje intensivo a los 18 años con Brien Gallagher en Burnaby, BC. A los veinte años ya enseñaba en centros comunitarios en Vancouver, BC; en 1985 fue seleccionado para el equipo nacional de artes marciales chinas de Canadá para competir en el primer torneo mundial de Wushu Invitational, en Xian, China. En las décadas de 1980 y 1990 se convirtió en discípulo formal de Yang Jwing Ming y Liang Shouyu. Amplió sus estudios con Yang Zhen Duo, Chen Xiaowang y Jou Tsung Hwa. Comenzó a impartir talleres y seminarios en su país natal y en otros lugares. Creó el “Programa de Taijiquan de 5 secciones” y ha publicado artículos y películas sobre taijiquan (T’ai chi ch’uan , taijijian, empujar las manos), Xingyiquan y Baguazhang, entre otros temas. (Fuente: Wikipedia Sam Masich).

¹Artículo publicado con autorización del autor. Agradecimientos especiales a Ricardo Buenaventura, de la página de Facebook TaichienTodosLados, por las facilidades de contacto, traducción y corrección de estilo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.