Gran interés y opiniones positivas han generado el próximo “1er Seminario de Karate y la Mujer” que ofrecerá Sensei Cathy Cline en la Ciudad de México, bajo la organización de la International Shotokan Karate Federation México (ISKF-México), el cual estará abierto a practicantes de todos los estilos del arte marcial.

Luego de que se diera a conocer la realización de este evento programado para el 20 y 21 de marzo, en el Gimnasio Olímpico “Juan de la Barrera”, surgieron varias opiniones a favor, al ser el primer evento para destacar la importancia que tiene la mujer en un arte marcial que en un tiempo llegó a ser considerado exclusivo para varones, pero donde el sector femenino ha destacado, y que prueba de ello, es este evento que será impartido por la maestra que posee uno de los más altos grados de la ISKF, donde se impulsa la disciplina marcial, como herramienta para la equidad de género.

Entre las reacciones y opiniones generadas por el “1er Seminario de Karate y la Mujer”, con Sensei Cathy Cline, el cual se realizará en el marco del Día Internacional de la Mujer, se encuentra el de la Dra. Tatiana Sule Fernández, Investigadora y Catedrática de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien redactó un texto en relación a las acciones que las mujeres han emprendido por sus derechos.

La especialista refirió que la lucha por los derechos se remonta a 1789, con la Revolución Francesa, cuando apareció uno de los documentos más emblemáticos para la historia de la humanidad y que habría de sentar las bases para un camino, no exento de escollos, hacia la democracia: La declaración de los derechos del hombre y del ciudadano.

Aunque se suponía que la declaración implicaba una legítima aspiración a la equidad en todo orden de cosas y para todos los seres humanos, en el caso de la mujer no ocurrió esto.

Sin embargo, refiere, dos años más tarde, una francesa, Marie Olympe de Gouges, publicó un texto que llevó por título “Declaración de los derechos de la mujer y de la ciudadana”.

La Dra. Tatiana Sule Fernández señaló que resulta sencillo entender por qué Marie Olympe modificó la declaración de los derechos del hombre cambiando la palabra hombre por la palabra mujer y, en ocasiones, llevando a cabo algunas adaptaciones necesarias para destacar el papel y la presencia de las mujeres en la sociedad.

Para dejar en claro la opinión de la especialista, copiamos su escrito de manera textual:

“De algún modo comprendió (Marie Olympe de Gouges) que, en aquella primera declaración, las mujeres no estábamos contempladas. Esta obra, que vio la luz hace más de dos siglos, no modificó sustancialmente el papel de las mujeres, pero desde el momento en que pugnó por la igualdad de derechos entre mujeres y hombres, marcó un hito dentro de una lucha que no ha cesado y que en nuestros días ha llegado a un punto crucial.
A lo largo de la historia, muchas han sido las mujeres que han luchado, de diversas maneras, por revertir el dominio del patriarcado, entendido como la imposición de la creencia en la superioridad del hombre en relación con la mujer.
Se trata de un movimiento que aspira a un cambio que no ha sido ni será rápido. Son demasiados años en los que se han creado todo tipo de imaginarios, costumbres, creencias, usos, estructuras, conductas y comportamientos que reproducen esa dominación y que se manifiestan cotidianamente en todos los contextos en los que conviven hombres y mujeres.
El lenguaje es uno de esos ámbitos, tal vez uno de los más sutiles. ¿Por qué aceptar, por ejemplo, que se nos denomine sexo débil? El sexismo en el lenguaje, la violencia de género, los sistemas de invisibilización, la impunidad en los casos de abuso, constituyen características de las sociedades machistas que se han tolerado a lo largo de siglos, a tal grado que gran parte de la comunidad ─mujeres y hombres─ lo considera algo normal.
Ahora bien, hemos llegado a un punto en el que ya no basta con que, en la lucha por la igualdad, muchas mujeres nos hayamos podido incorporar a la vida laboral en las mismas condiciones que los hombres (aunque muchas aún no), o en que desempeñemos oficios que antaño se consideraban únicamente masculinos, o incluso que se comience a reconocer el trabajo en casa como tal (aunque de manera paulatina), no, ya no basta.
Es preciso que nuestras sociedades tomen conocimiento y conciencia de lo que esta lucha ha significado y significa, tenemos que cambiar totalmente esa creencia que subyace en el patriarcado. La desigualdad debe acabar y, para que eso suceda cabalmente, todas y todos debemos aprender nuevas reglas y desechar por completo las antiguas. Lo que esta lucha ofrece no es una guerra entre hombres y mujeres, como podría parecer, sino, sin duda, un futuro mejor, respetuoso, armónico, justo”.

Tras estas palabras, se prevé que “1er Seminario de Karate y la Mujer” con Sensei Cathy Cline genere diversas acciones positivas para la equidad de género en el arte marcial.

Cabe remarcar que este evento está programado para el 20 y 21 de marzo, en el Gimnasio Olímpico “Juan de la Barrera”, y se encuentra abierto a practicantes de los diferentes estilos de karate, para lo cual, los interesados pueden solicitar mayor información para su registro vía telefónica al número 55 5469 9426.

 

Imagen Cortesía ISFK México.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.