Practicas de técnicas, kata (formas), kumite (combate), además de una preparación física con un programa especial, forman parte de los entrenamientos del dojo Makoto Shotokan Karate-Do donde, además, ampliaron horarios para evitar la concentración de alumnos y mantener las medidas de higiene.

Durante una vista a este dojo ubicado en la colonia Santo Domingo, Coyoacán, en la Ciudad de México, Sensei Eduardo Tovar Martínez, quien indicó que junto con su compañero Humberto Yáñez, continúan con las clases presenciales y de manera virtual, a través de la plataforma Zoom.

Mencionó que luego de que se permitieron las actividades deportivas en espacios cerrados, se llevaron adecuaciones de las sesiones que fueron divididas en varios grupos, de acuerdo a su edad y grado, tal y como se dio con el entrenamiento de practicantes de grados Cinta Negra y Café, en la Sendero Artes Marciales estuvo presente.

Sensei Eduardo Tovar indicó que, además de esto, se reforzó su programa especial de entrenamiento, con objetivos determinados y programados, de acuerdo a cada uno de los grupos que están dividido en infantiles, juveniles y adultos.

Señaló que los horarios están divididos a lo largo de la semana, para lo cual se imparten clases lunes, miércoles y viernes, a partir de las 16:00 horas, en tanto que los martes y jueves inician a las 17:00 horas, para lo cual Sensei Humberto Yáñez  y él mismo se turnan para dirigir las prácticas.

Estas clases, dijo, llevan un seguimiento por parte de cada instructor, lo que ayuda a dar un seguimiento donde se hace una combinación entre trabajo técnico y preparación física especial, lo que ayuda reforzar la salud de los alumnos, así como en su aprendizaje y preparación competitiva.

“Hicimos una programación anual, donde se distribuyó en una preparación física general y otra física especial; a partir de ahí, ya con el trabajo específico, empezamos a combinar los aspectos técnicos tácticos, el campo psicológico, el periodo competitivo y el transitorio, incluso el trabajo escrito”.

En esto, anotó, se trabaja con objetivos con base a la edad y necesidades o deseos que el practicante busca alcanzar, ya que varios vienen por la parte recreativa –donde además se les enseñan los principios del karate-do–, además de que hay quienes vienen por el aspecto competitivo y por la mejora de su salud.

Un ejemplo de ello, dijo, fue el entrenamiento de los grados avanzados, donde se trabajó la parte técnica y física especial, además de hacer un circuito de ejercicios con apoyo de implementos, que permite realizar varios ejercicios a la vez, donde el alumno que termina una serie, se rola con su compañero para realizar otro ejercicio.

Sobre estos entrenamientos, y luego de meses sin poder acudir a tomar clases presenciales, algunos de los practicantes comentaron su parecer, entre ellos Ares González, quien mencionó haberse iniciado en el karate a la edad de 4 años de edad.

“Tengo 16 años practicando… Es una disciplina, un estilo de vida, que da fortaleza mental y física que muy pocas disciplinas lo tienen. Con el karate van a lograr una seguridad física y mental para ser capaces de creer en uno mismo, de explotar las capacidades cada día; ser conscientes de que todos los días son una oportunidad para poder superarse y hacer las cosas mejor… un poco más, siempre, un poco más…”

Por su lado, Magali Mercado León, indicó que inició la práctica cuando tenía 4 años de edad, ya hora que ya es mayor, busca invitar a las mujeres para que adquieran los beneficios que le ha dado el arte marcial.

“Como mujer practicante de karate, te da mucha seguridad, tanto con los hombres como con las mujeres. Te da mucha autoestima, y el practicar con hombres te ayuda, porque ellos te respetan y tú aprendes a respetarlos. A ustedes mujeres, las invito a que entrenen, para que vean que también nosotras podemos y que tenemos la fuerza y la actitud”.

Asimismo, David Alejandro García, quien también inició su práctica a 4 años de edad, mencionó que, a diferencia de lo que se podría pensar, el arte marcial no fomenta la violencia, al contrario, es una manera de quitarse el estrés y sentirse bien física, mental y espiritualmente, además de que se logran hacer buenos amigos.

“Nos encontramos en un ambiente juvenil, agradable, todos los compañeros nos respetamos mucho y nos ayudamos entre nosotros a seguir creciendo como personas”.

De esta manera, los tres practicantes lanzaron una invitación a todas las personas a que practiquen karate-do, especialmente en las escuela dojo Makoto Shotokan Karate Do, la cual se única en la planta alta de la Plaza Santo Domingo, localizada en la esquina de Eje 10 Sur y Papalotl, colonia Santo Domingo, Coyoacán, CDMX, a unas cuadras de la estación Copilco, de la línea 3 del metro.

 

Fotos: ©Sendero Artes Marciales

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.