Los gimnasios deberían abrir en fase de semáforo naranja para apoyar en la promoción y fortalecimiento de la salud, con la aplicación de los protocolos de salud y capacitación certificada de instructores y encargados de instalaciones donde también se imparten artes marciales.

Lo anterior fue una de las propuestas presentadas durante la conferencia virtual realizada por la Asociación Mexicana de Gimnasio y Clubes, A.C. (AMEGYC), encabezada por su presidente Rodrigo Chávez, quien comentó que para la reapertura de los gimnasios se han considerado los procedimientos sanitarios a nivel internacional para combattir el coronavirus COVID-19.

Comentó que la AMEGYC ya colabora con un protocolo que se presentará a los diferentes gobiernos locales en el país, para reiniciar actividades bajo estrictas condiciones de sanidad e higiene.

Entre las acciones, indicó, se encuentra la separación de equipos de ejercicio, colocación de mamparas para crear barreras físicas en algunas zonas y control de aforo de usuarios mediante reservaciones.

Otro aspecto es la capacitación de instructores, trabajadores y dueños de estos negocios, con base a los cursos y medidas avaladas que certifica el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y la Secretaria de Salud federal.

Estas medidas de sanidad, indicó, se deben aplicar en todas las áreas del gimnasio o club, tales como cafeterías y restaurantes, tal y como se lo aplicará la industria restaurantera.

Rodrigo Chávez afirmó que la AMGYC se apegará a las disposiciones de las autoridades para el reinicio de las actividades, con base al semáforo de riesgo, y propuso que se estos negocios abran desde la fase naranja con el 40% de afluencia, 60% en amarillo y 100% cuando se llegue al verde.

El presidente de la asociación resaltó que la pandemia resaltó la importancia de la salud de las personas, donde la práctica del ejercicio, deporte y activación física son una pieza clave, y donde los gimnasios son el mejor medio para prevenir enfermedades que tienen importante presencia en México, tales como la diabetes, hipertensión y hasta la ansiedad.

 “Debemos pensar en los enemigos silenciosos, como el sofá, y hacer que la gente pueda levantarse de ahí (…) De nada sirve tener nuestros gimnasios cerrados, pero no podemos abrir sin ser primero altamente respetuosos con las autoridades, asegurarnos que somos un lugar seguro para nuestros usuarios”.

En esta conferencia también participó el vocero de la AMGYC, Nelson Vargas, quien comentó que, si los gimnasios se unen, harán que las áreas de salud del país no sigan gastando millones de pesos en medicinas y en la atención de enfermos de males como el sobrepeso.

Indicó que la situación provocada por la pandemia es una oportunidad para que los involucrados en esta industria pongan a disposición del gobierno todas sus herramientas en apoyo de la salud de la población, por lo que ya se elabora un plan de trabajo en coordinación con la Secretaría de Salud, IMSS, ISSSTE y CONADE.

 

Foto Archivo Sendero Artes Marciales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.