En su deseo por ir más allá de sus límites y miedos, llevó a Sensei Jesús Mateos Saavedra a encontrar el sendero del karate-do kyokushin, donde luego de iniciar de nuevo en el Camino de la Mano Vacía, se prepara para recibir su Cinta Negra y enfrentar retos nacionales e internacionales.

Su Dojo Kyokushin Taxqueña está ubicado en al sur de la Ciudad de México (CDMX), donde desde hace años está dedicado a dar clases, al igual que en otros espacios de la capital, como parte de la organización IKO Matsushima México.

En este espacio de entrenamiento, Sendero Artes Marciales acudió a observar una de sus enseñanzas a algunos de sus alumnos que demostraron su empeño por seguir cada indicación y la cual Sensei Jesús Mateos puso el ejemplo y práctica de su técnica.

La sesión abarcó movimientos y posiciones básicas de diferentes técnicas, tanto individuales como en pareja, así como kata y algunos movimientos avanzados y característicos del sistema kyokushin, en donde se percibió el ímpetu por hacer cada movimiento mejor que el anterior, hasta que los uniformes quedaron empapados de sudor y satisfacción.

Tras este entrenamiento de más de una hora, se dio oportunidad de una charla con Sensei Jesús Mateos, quien comentó que su incursión en el karate inició a los 5 años de edad, y en el trascurso de sus 28 años que está por cumplir, ha tenido oportunidad de conocer y practicar diferentes estilos de esta disciplina, hasta que finalmente logró vivir el arte marcial del karate-do kyokushin.

“Empecé a los 5 años de edad en una técnica de karate donde tengo el grado de Cinta Negra 3er Dan; pero en kyokushin, actualmente tengo el grado de Cinta Café 1er. kyu, y pronto voy a hacer mi examen para Cinta Negra Shodan (1er. Dan).

Sesei Jesús Mateos comentó que este acercamiento se dio cuando ta contaba con su dojo y daba clases ─mismas que inicio cuando tenía 15 años─, pero en su deseo por ir más allá de sus límites, encontró este estilo creado por Sosai Mas Oyama.

“Tuve acercamiento de esta técnica a través de YouTube, donde vi videos de cómo entrenaban los practicantes de kyokushin… su espíritu combativo, su fuerza, su gran motivación, me llamó y ahora entreno en esta línea del karate-do”.

Este llamado, comentó, lo llevó a conocer a Sensei Jacobo Ramírez Chávez, presidente de IKO Matsushima México.

“Él me abrió las puertas. Yo me acerqué con él, le comenté que tenía un grado ya de karate, él se mostró emocionado, me dijo que probáramos; lo hice, me gustó y desde entonces entreno con él y formo parte de IKO Matsushima México”.

Al responder qué vive y siente al entrenar kyokushin, Sensei Jesús Mateos mencionó que, luego de haber practicado diferentes estilos, de los cuales ha aprendido y le gustan, en el caso de kyokushin lo que le atrajo fue la exigencia que reclama este estilo para romper los límites de cada practicante, así como los principios que forman parte del ‘Do’ en la vida.

“Me atrajo la exigencia física que se requiere para el endurecimiento del cuerpo, lo cual da una satisfacción muy grande al poder romper límites día a día”.

“Para mí el karate kyokushin es una forma de vida, una forma de romper mis límites y mis miedos y de contagiar a la sociedad de estos valores… el karateca debe vivir bien, con valores, el aprendizaje va más allá del saberse defender, la grandeza del karate es que te forma como persona de una manera integral”.

Sesi Jesús Mateos comentó que este entrenamiento constante, se complementa con torneos en los que se pone a prueba su fortaleza y empeño para salir adelante ante cada situación que se presente.

Un ejemplo, dijo, fue un torneo con sus compañeros de Toshinkaikan, en donde a pesar de competir en una categoría mayor a la de su peso, logró obtener el tercer lugar, y donde otro de sus compañeros de IKO Matsushima, Francisco Ram Velázquez, quedó en primer lugar de ligeros.

Mencionó que este tipo de torneos son parte de su preparación para obtener el grado de Cinta Negra, así como de fogueo para un torneo internacional que se realizará en Canadá, y para el cual se prepara, al igual que para su próximo examen que presentará ante Shihan Roman Szyrajew, quien fue alumno de Sosai Mas Oyama, además de que es una leyenda del karate kyokushin y de la IKO Matsushima.

Tras estas palabras, Sesei Jesús Mateos Saavedra hizo una invitación para que las personas interesadas en aprender karate kyokushin acudan a su dijo que se ubica en Ejido San Francisco Culhuacán, número 109, 2º piso, colonia Ex Ejido de san Francisco Culhuacan, Alcaldía Coyoacán, CDMX.

“Para mí sería un honor que vinieran a entrenar con nosotros, todos los que entrenamos somoS una familia; el venir aquí es integrarse a la familia de Kyokushin Taxqueña y de quienes formamos parte de IKO Matsushima México, donde todas las personas son gente con mucho coraje, combativas para salir adelante, de crecer y mejorar, además de tener espíritu de hacer bien las cosas”.

 

Fotos Roberto Balderas Armendáriz y Cortesía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.