(1 de 3)

Para la mayoría de la gente, las Artes Marciales no son otra cosa más que algunos movimientos que ayudan a la defensa personal, pero para quien valora estas disciplinas y ve más allá, sabe que cimientos para conducirse por la vida, basándose en principios y valores que forman mejores personas.

Tomando en cuenta su aspecto formativo como mejora del propio desarrollo del individuo, son  muchos los aspectos positivos que una disciplina aporta a la educación y maduración de un infante.

La mayoría de las corrientes psicológicas coinciden en que los primeros años de vida son determinantes para el desarrollo del niño,  tanto física como mentalmente. Por lo tanto, es fundamental  que el niño empiece a conocer patrones de conducta sanos, que aprenderá de la observación e imitación de sus padres y educadores.

La educación en la infancia no sólo debe ser formación académica, sino que es básicamente formación de la voluntad, del carácter y  de la actitud moral, valores que paralelamente se aprenderán en cualquier Arte Marcial.

No  debe responsabilizarse a los instructores marciales de una tarea que compete principalmente a los progenitores, en la formación de la  personalidad del pequeño y desarrollo integral del niño.

Como padres o tutores de un niño o niña nos preguntamos ¿qué tipo de beneficios obtendremos de la práctica de un Arte Marcial?,  ¿cuál será el más adecuado para mi hijo o hija? ¿A qué edad será oportuno que comience?

La elección de un Arte Marcial, como cualquier actividad que esperemos realicen nuestros hijos con éxito y lo más importante, con su disfrute personal, debe de ser elección del propio niño o niña. Es responsabilidad  y obligación como mamá o papá, mostrarle al o a la pequeña un abanico de posibilidades de acuerdo a sus carencias y necesidades.

Antes que nada, es aconsejable que informarse primero sobre las características básicas de las distintas disciplinas, conocer al instructor encargado, conocer su forma de enfocar la enseñanza, para que sus valores y objetivos coincidan con los nuestros y así poder coordinar nuestra educación en un mismo camino.

Es importante escoger un lugar cercano  y de fácil acceso, tomemos en cuenta aparte de nosotros quienes llevaran a nuestros hijos a practicar dicha disciplina. Las instalaciones deben de estar limpias, ventiladas e iluminadas y por último, el establecimiento debe contar con seguro de gastos médicos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.