Celebración por medio siglo recorriendo ‘El Camino’: Kyoshi Arce

1
500
La escuela Arce Dojo Kai tuvo un gran festejo que se celebró por partida doble, al conmemorarse el XI Aniversario de su inicio como organización, así como los 50 años en el recorrido del ‘Camino del Guerrero’ de su fundador Kyoshi Juan Manuel Arce García.
La escuela Arce Dojo Kai tuvo un gran festejo que se celebró por partida doble, al conmemorarse el XI Aniversario de su inicio como organización, así como los 50 años en el recorrido del ‘Camino del Guerrero’ de su fundador Kyoshi Juan Manuel Arce García.

[Best_Wordpress_Gallery id=”196″ gal_title=”kyoshi_arce”]

En días pasados, la escuela Arce Dojo Kai tuvo un gran festejo que se celebró por partida doble, al conmemorarse el XI Aniversario de su inicio como organización, así como los 50 años en el recorrido del ‘Camino del Guerrero’ de su fundador Kyoshi Juan Manuel Arce García.

Por este motivo, se llevó a cabo una clase especial, impartida por el maestro que en este medio siglo dentro del Budo ha alcanzado el grado de Cinta Negra  7º Dan en Karate-Do Shito Ryu, 4º Dan en Kobudo y 2º Dan en Iaido.

La sesión se realizó en su escuela ubicada al oriente de la Ciudad de México, donde sus alumnos se reunieron para seguir las indicaciones de Kyoshi Arce, quien entre sus actividades fue competidor y juez de México en la década de los 70’s y 80’s del siglo pasado.

Al término de la sesión en la que se realizaron movimientos y ejercicios básicos y avanzados, se preguntó al maestro lo que representan los años dentro del Sendero en el aprendizaje de las artes marciales japonesas, tiempo que aunque para algunos parezca mucho tiempo, para él ha sido una etapa importante en su vida, misma que aún no termina

“Significa que hay mucho camino por recorrer. El camino no se acaba, al contrario, me impulsa más a seguir buscando el Do (El Camino)”.

“Empecé en el Pentatlón Deportivo Militarizado, estuve en el internado y, posteriormente, conocí a Sensei Saito Konishi, con quien duré 8 años; luego, estuve con el maestro Everardo Padilla, por 32 años, y seguí con Sosa Kai desde hace 8 años”.

Con diferentes reconocimientos que incluyen Doctorados Honoris Causa de la misma Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), y la Cámara de Diputados del Distrito Federal, entre otras distinciones, Kyoshi Juan Manuel Arce ha visto el desarrollo y cambios de diferentes disciplinas en México.

“En estos 50 años, me ha impresionado cómo han avanzado las artes marciales; solo que he notado que se ha hecho más deportivo en algunas partes, y dejan de lado la filosofía”.

En la opinión de Kyoshi Arce, esto ha sido parte de la evolución para proteger la seguridad de los competidores.

“Pero con esta misma protección, se ha corrido el riesgo de llegar al extremo de desarrollar más el ego, porque se vuelca solamente al aspecto deportivo, más que al desarrollo integral, que es la esencia tradicional del karate-do”.

Sin embargo, el maestro comenta que dentro de estos mismos cambios la misma familia ha sido parte esencia que se refleja en un entrenamiento.

“En los tiempos de ahora, los papás y mamás han sido parte de estos cambios, ya que por sus múltiples obligaciones no tienen tiempo para sus hijos. En varias ocasiones han dejado el papel importante de impulsar y apoyar a sus hijos”.

“Esto lo vemos principalmente en el aspecto de la disciplina que casi no existe actualmente, y que dentro de las artes marciales se complica que la acepten los niños y jóvenes, porque no la traen consigo desde su hogar”.

“Como consecuencia, el desarrollo de estos jóvenes y niños se ve afectado, porque eso se refleja en el desarrollo de su misma superación personal, física y mental”.

“Estoy convencido que si las artes marciales estuvieran dentro de los planes de estudio en las escuelas, cambiaría para bien mucho la sociedad; que se iniciara desde kínder hasta nivel profesional, como una materia reglamentaria”.

“No importa de qué técnica sea, las artes marciales son una sola, porque cuando se busca el camino de superación personal y espiritual de manera personal, no existe ningún arte marcial malo, los malos somos nosotros, los practicantes o los maestros”.

Con estas palabras, la clase especial por dos razones similares, terminó con la entrega de reconocimientos tanto de maestro para alumnos, como de éstos para Kyoshi Juan Manuel Arce García.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.