El Kata dentro del Karate Do, colaboración especial de Sensei Norma Bach

0
666
El Kata dentro del Karate Do, colaboración especial de Sensei Norma Bach.

El entrenamiento, desarrollo y evolución en el Karate Do y otras disciplinas marciales tienen en sus bases la práctica del Kata (forma), como un sendero para llegar a la comprensión del mismo arte y de uno mismo, con base a determinadas reglas y conceptos, y de esto es lo que nos platica Sensei Norma Bach Hernández, C.N. 4º Dan de la escuela Shisei BKD Dojo.

Los Katas dentro del Karate Do

Por Sensei Norma Bach Hdez.
C.N. 4° Dan Shisei BKD Dojo

La definición más conocida de Kata es: “una serie de defensas y ataques contra enemigos imaginarios”. Bajo esta definición, entenderemos que en realidad el Kata es la esencia del Karate Do, debido a que en ella se conjugan todos los elementos o técnicas de Karate que debemos dominar para su correcta ejecución.

Para ello, deberemos aplicar los cuatro fundamentos o Principios del Budo, que son:

  • Ichi gan, Metsuke o vista, dirigirla hacia los puntos del objetivo, visualizándolo.
  • Ni soku, Tachikata o posiciones correctas: no es concebible defendernos o atacar sin una buena y equilibrada posición de pies.
  • San tan, “tan” proviene de “tándem”, (4 dedos bajo el ombligo, o 3 kun) para el desarrollo de fuerza interna, controlando la respiración en armonía con los movimientos y técnicas. Esto ayuda a desarrollar el espíritu. Cada movimiento de Kata exige que la respiración vaya acorde a la misma, son cuatro respiraciones principales: a) inhalación larga, exhalación larga; b) inhalación larga, exhalación corta; c) inhalación corta, exhalación larga; y d) inhalación corta, exhalación corta.
  • Shi riki, con base a lo anterior, lograr una buena ejecución de las técnicas.

Como se mencionó anteriormente, Kata es una ficción que presenta al ejecutante librando una batalla contra uno o más enemigos. Con el tiempo, el estudiante va descubriendo la aplicación o Bunkai de cada secuencia. El Bunkai debe estudiarse y practicarse concienzudamente y durante el tiempo necesario para la completa comprensión y ejecución de Kata.

Además de los conocimientos técnicos, éstos se deben complementar con una formación psicológica que actúe de manera positiva sobre la personalidad del practicante, transformando y controlando su temperamento y ego, desarrollando la intuición y su fortaleza espiritual.

Esto exige recorrer un largo camino y armarse de paciencia para recorrerlo despacio, pero con pasos firmes; no hay que tener prisa ni buscar resultados inmediatos ya que hacerlo solamente obstaculizará el camino.

El Maestro Hirokatzu Kanazagua estableció que para la realización de un Kata se deben cumplir cabalmente los siguientes 10 puntos, los cuales contienen unos símbolos que corresponden perfectamente a la cultura Oriental:

1.- Yoi No Kishin: el espíritu de estar dispuesto, la concentración mental y la voluntad de enfrentarse al adversario

2.- In Yo: lo activo y lo pasivo que sitúa a la mente en las formas de defensa y ataque.

3.- Chikara No Kyojaku: el modo de usar la fuerza, el grado de potencia física necesaria en las posiciones y en las técnicas.

4.- Waza No Kankyu: la velocidad en el desplazamiento y en las técnicas.

5.- Tai No Shinshuku: el grado de expansión y contracción del cuerpo en cada técnica.

6.- Kokyu: la respiración acorde al movimiento y a las técnicas del Kata.

7.- Tyakugan: la relación de la mente con la finalidad de la técnica realizada.

8.- Kiai: el grito con el que se libera la energía acumulada y que es simultáneo con alguna técnica en específico dentro del Kata.

9.- Ketal No Hoji: posición correcta en el momento de ejecución de una técnica.

10.-Zanshin: permanencia en guardia, con la vista dirigida hacia el último movimiento realizado.

La energía, la posición y la actitud mental forman un estado próximo al Zen o meditación, en cuanto al fortalecimiento del espíritu.

Esto explica el por qué la enseñanza y la práctica de las artes de combate en oriente revisten de características especiales y les confieren de mayor eficacia. Todos somos testigos de esos instantes previos a la ejecución de Kata donde el practicante se mantiene quieto, tenso, con la mirada fría y ausente concentrándose únicamente en su próximo desempeño.

Finalmente podríamos coincidir con el Maestro Thomas: “Es por la meditación que desaparece la ignorancia, causa de todos nuestros males. Sin conciencia no hay meditación, sin meditación no hay conciencia. El que tiene la conciencia y la meditación, está próximo a la perfección”.

 

Bibliografía: Estudio técnico comparado de los katas de Karate Hermenegildo Camps y Santiago Cerezo; Módulo I Curso para instructor y examinador FEMEKA.

 

Fotos: Archivo Sendero Artes Marciales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.