La filosofía y valores del Karate-Do, fueron parte de las semillas esenciales que Juan M. Aguado, practicante del arte marcial, utilizó para escribir el libro “La Flor del Dojo”, una novela dirigida especialmente a jóvenes que buscan un sendero para encontrarse a sí mismos, superar miedos y hacer frente a sus problemas.

Para hablar de este libro, Sendero Artes Marciales logró contactar en Madrid, España, a Juan M. Aguado @juanmaguado, gracias a la ayuda de Jessica Medina, de @karatebyjessy, a través de las redes sociales, para poder enviar unas preguntas y que nos platique un poco su escrito.

¿Qué te inspiró a escribir este libro?

Juan M. Aguado: Mi propia experiencia escolar y dentro del mundo del karate fueron las semillas de este libro. En él sus protagonistas viven cosas que les hacen sentir muchas cosas que yo mismo sentí, como, por ejemplo, los nervios del primer día de entrenamiento de karate o la emoción al superar un examen, etcétera.

No es autobiográfico ni mucho menos, pero sí tiene esos fundamentos que lo hacen, quizás, un libro con el que todo el mundo puede empatizar.

¿Cuál es el papel que cumple el karate y su importancia en la trama?

El karate, al final, es el hilo conductor de toda la trama, los personajes se mueven en él, y las cosas que les ocurren, sobre todo las más intensas, tienen relación con este mundo. Además, la influencia que este arte marcial ejerce para los protagonistas es palpable casi desde el principio.

No es una novela donde vayas a aprender técnicas o katas (aunque muchas se mencionan, ya que es necesario para contar la historia), pero el karate es el centro de todo este pequeño mundo y sobre todo su filosofía.

Quería hacer un libro que cualquier karateka del mundo pudiera leer y sentirse identificado, pero, por otro lado, quería que la gente que no conoce las artes marciales o el karate, comprendiera lo que es y, sobre todo, sus valores. Por lo que me han contado los lectores en sus opiniones, parece que lo conseguí.

¿Qué es el karate do para ti, como lo describirías?

Para mí el karate es una filosofía de vida que no empieza o acaba en el dojo, sino que te la llevas a tu día a día. A tu vida diaria. En mi caso particular, el karate me enseñó a superar miedos, me hizo más seguro de mí mismo y me convertí en una persona más abierta y tolerante; por eso creo que es muy importante que los jóvenes conozcan este mundo repleto de valores positivos y ese otro de los motivos por los que escribí la novela.

Quería devolver al karate un poco de lo que había dado y, además, llegar a los jóvenes, que al leerla se impregnaran un poco de esos valores tan necesarios en la sociedad actual, como el respeto, rechazar la violencia, fomentar la amistad, etcétera.

Al final es una novela juvenil, destinada a chicas y chicos, de entre 13 y 18 años (aunque los adultos también la disfrutan). Algunos Sensei la están recomendando en sus dojos a sus alumnos, es todo un honor para mí.

Al final, en el mundo del karate somos como una gran familia, y nos ayudamos unos a otros y espero que con mi novela muchos jóvenes se sientan atraídos hacia este arte marcial y que vivan cosas tan positivas como yo he vivido.

El libro “La Flor del Dojo”, puede conseguirse a través de Amazon, dando click en este enlace, donde también se encuentra una reseña en la que se comenta que la historia gira en torno a Hana y Jon, dos jóvenes compañeros de clase, que se conocen en los años de secundaria.

A ambos les cuesta entablar relación con los demás y han sido víctimas de acoso desde la infancia, por lo que encuentran, al fin, un refugio el uno en el otro y, posteriormente, cansados del acoso, decidirán tomar un nuevo rumbo: aprender artes marciales, aprender karate.

 

Imagen cortesía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.