Después de varios años de recorrer países de Latinoamérica y África para promover la práctica del judo para niñas y niños de comunidades marginadas, así peregrinar a pie miles de kilómetros vestido con judogi para reunir recursos y comprar uniformes para los pequeños practicantes, el sendero de Sensei Francisco Olivenza lo ha llevado a formar 5 escuelas en Guinea Ecuatorial, donde ahora va por más.

Desde ese tiempo, con el escudo de su asociación ‘Puente de Amistad’ al frente, la misión ha sido hacer del arte marcial una herramienta para la inclusión y desarrollo de comunidades, infantes y jóvenes.

El empeño dentro de su “Camino de la Flexibilidad”, Sensei Francisco Olivenza ha logrado hacerse del apoyo de amigos judocas, Organizaciones No Gubernamentales y de la misma International Judo Federation (IJF), quien le dio la encomienda para dirigir el programa Unidad, Paz y Justicia, en Guinea Ecuatorial, donde se busca contar con ocho escuelas donde se enseñe judo para beneficio de más de 650 niños.

Con base a dicho programa, en 2014 comenzaron a formarse las primeras escuelas de judo, en un trabajo coordinado entre Sensei Francsico Olivenza Gutiérrez y el presidente de la Federación Ecuatoguineana de Judo (FEGUIJUDO), José Nguema Biyogo.

Como lo escribió el mismo Sensei Olivenza: “este llamado comenzó como una charla sobre niños judocas y cadetes descendientes de guineanos en España, para que se realizara un proyecto que fue enviado a la Comisión de Judo por la Paz de la IJF”.

Después de una larga espera, el proyecto comenzó con una fase de prueba en una escuela en la capital de Malabo donde, después de un par de años, “50 niños han recibido capacitación en judo con poco material y un gran esfuerzo por parte de todos los involucrados”.

A finales de 2018, se firmó el protocolo de acuerdo y cooperación de FEGUIJUDO, el Ministerio de Educación, el Comité Olímpico y la Federación Internacional de Judo, gracia a los cual, en la actualidad, existen cinco escuelas, en diferentes ciudades de Guinea Ecuatorial, en las que se imparten clases de judo dentro del programa Judo in Schools.

El sueño a alcanzar es que, dentro de los próximos ocho años, el judo esté en todas las escuelas, desde la capital hasta las aldeas más humildes del país africano.

Todavía quedan muchos retos, pero es más el empeño de la FEGUIJUDO, Sensei Francisco Olivenza y todas las personas y organismos involucrados para cumplir este sueño, dentro del cual se busca que en octubre del 2020 se tengan al menos ocho escuelas en las que más de 650 niños y jóvenes se beneficien con la práctica del judo y todo lo que implica la práctica del arte marcial y el deporte.

“Los niños y los jóvenes son más que el futuro del mundo, debemos cuidarlos y convertirlos en ciudadanos con valores. Es muy importante crear buenas bases para tener una buena casa. Es lo mismo con un programa de judo escolar bien planificado. Hará un buen judoka joven, más tarde junior y, en el futuro cercano, finalmente, un judoka internacional que puede orgullosamente llevar el escudo de su país a cualquier competencia, mientras miles de personas seguirán y reconocerán que han sido entrenados de la misma manera y han enseñado los mismos valores. Por ahora, solo hay cinco escuelas, pero pronto habrá más”… Francisco Olivenza.

 

Foto: Cortesía Puente de Amistad ─ Francisco Olivenza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.