Desde el inicio de las artes marciales en el Templo Shaolin, estas han ido de la mano con la Medicina Tradicional China (MTCh), con una relación tan grande que ha perdurado hasta nuestros días y un ejemplo de ello es Sifu Héctor Rojo Gómez, de la escuela Choy Lee Fut, Familia Chan, en la Ciudad de México (CDMX).

Para conocer más sobre esta relación, Sendero Artes Marciales acudió al consultorio y escuela que Sifu Héctor Rojo tiene en la calle Sur 18-B, número 52, colonia agrícola Oriental, Alcaldía Iztacalco, donde esa ocasión un paciente estaba presente para ser atendido por dolencias en la espalda que tenía desde hace dos años.

Vestido con bata, guantes y cubrebocas, el maestro Héctor Rojo Gómez inició la jornada conuna ceremonia en respeto a Kuang Kung, la deidad de las artes marciales chinas, para enseguida comentar que inició su aprendizaje de Choy Lee Fut en 1985, bajo la guía de Sifu Chen Yong Fa, heredero del linaje la Familia Chan, con quien también comenzó a conocer la Medicina Tradicional China.

Conforme avanzó en ambos campos, fue ejerciendo y complementándolos en paralelo con su carrera de Pedagogía y la Especialidad en Acondicionamiento Físico de Alto Rendimiento, con lo cual ha llegado a estar en China, Australia, España, Chile, Portugal y Francia, entre otras naciones, para especializarse tanto en el arte marcial, como en la MTCh.

Al comentar sobre la relación de las artes marciales y la Medicina Tradicional China, comentó que, desde que se estructuraron las artes marciales en el Templo Shaolin, se tuvo la necesidad de ver la manera de ver cómo podrían sanar dolencias y afecciones, debido a que los entrenamientos eran muy duros, pues se preparaban para enfrentar a enemigos e invasiones, por lo que tenían los principios de que, si uno sabía golpear y lesionar, también se tenía que saber curar.

“No era requisito que todos supieran medicina, o sepan medicina tradicional china, pero sí era muy recomendable. Si uno sabe golpear o lesionar, en entrenamientos o combate, también es necesario saber curar a los alumnos y discípulos”.

El maestro Rojo Gómez comentó que muchos maestros, además de entrenar, se dedican al aprendizaje de la medicina tradicional china.

“La relación es, prácticamente, el que uno conozca cómo reparar o regenerar las energías por medio de agujas, masajes, ventosas, herbolaria, Fen Shui y Qi Gong o Chikung, ya que todo esto involucra el manejo de la Energía Vital.

Cuando uno hace artes marciales, también está activando la energía, al igual que como cuando uno hace medicina tradicional china”.

“Al igual que en el Qi Gong, en la MTCh se trabajan los canales energéticos, puntos de acupuntura, se hacen ejercicios que conllevan a fortalecer el Chi o Qi, que es la Energía Vital del practicante, por eso, la medicina tradicional china, se relaciona directamente con las artes marciales tradicionales”.

Mencionó que el Qi Gong se estructuró, como parte ya organizada en el Templo Shaolin, con base a un compendio de medicina, puesto que era para ayudar a las personas a recuperar su salud, funciona a nivel terapéutico y profiláctico, por lo que ayuda, recupera, cura o mantiene la salud.

También se basa en la medicina tradicional china, y la relación respecto a qué movimiento se realiza y qué canal energético se maneja o involucra; qué punto del cuerpo se maneja o manipula y a qué órgano interno se involucra.

Al considerar el movimiento y la respiración. El momento de respirar junto con el movimiento, y el estar ser consciente a qué órgano va a dirigirse, es el trabajo del Chikung.

Respecto a lo que es el Qi Gong o Chikung, el maestro Rojo Gómez indicó que ‘Qi’ o ‘Chi’ significa energía, que es a través del movimiento, el ejercicio, la respiración, el comer, hacer cualquier cosa que active la energía; en tanto que ‘Gong’ o ‘Kung’, es trabajo, por lo que vendría a ser algo así como desarrollo de la energía por medio del trabajo.

“La energía ya la traemos desde que nacemos, lo que hace el Chikung es que esa energía se fortalezca a través de los movimientos que van acompañados con la respiración, el movimiento físico y la concentración mental, por lo que es importante hacer ejercicio que tengan estas tres condiciones para hacer Qi Gong”.

Como se mencionó arriba, los conocimientos de Sifu Héctor Rojo Gómez se basan en el aprendizaje con su maestro Chen Yong Fa, así como sus estudios especializados en la MTCh que realizó en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), así como estudiar a una Universidad en Cantón, China, lo que lo ha llevado a dar cursos y ponencias en la UAM Iztapalapa y la Universidad Chapingo.

Sifu Héctor Rojo Gómez ejecutando Qi Gong en celebración de Año Nuevo Chino-Rata de Metal, en Choy Lee Fut México ©Sendero Artes Marciales.

Y al proseguir con la charla sobre el Qi Gong, comentó que existen varios tipos y usos de Chikung, los cuales podrían considerarse como el marcial, taoísta, confusionista, familiar, médico y el médico-familiar; pero lo que todos tienen en común, es que involucran al trabajo del riñón y su relación con la médula, puesto que el riñón tiene que ver con la energía ancestral y se ubica en el Tan Tien o Centro de Energía Vital, que se localiza abajo del ombligo.

“Las artes marciales se relacionan con el Tan Tien inferior, esa es la relación fuerte de la medicina, Chikung y el Kung Fu o artes marciales”.

Todo esto, ha llevado a Sifu Héctor Rojo a especializarse, además de todo lo anterior, al tratamiento de Lesiones Deportivas Músculo Esqueléticas, gracias al trabajo que realizó como Preparador Físico en la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE), en los años 90’s.

Y tras estas breves, pero enriquecedoras palabras, Sifu Héctor Rojo dio paso a la atención de su paciente, a quien le aplicó acupuntura, ventosas y masajes para aliviar su dolencia con la que llevaba más de dos años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.