El representante de Japón Ryo Kiyuna, quien nació en Okinawa, cuna del karate, logró ganar la primera medalla de oro en Juegos Olímpicos para su nación, al vencer en la modalidad de kata al representante de España, Damián Quintero, su férreo y antiguo rival.

La medalla que tuvo un gran significado para él, su nación y el mismo karate, se realizó en el segundo día de competencias del arte marcial en la máxima justa deportiva del mundo, en un lugar que no hubiera sido más especial que el Nippon Budokan, el Palacio de las Artes Marciales japonesas.

La World Karate Federation (WKF), informó que en el choque de los titanes kata Ryo Kiyuna triunfó sobre su rival de mucho tiempo Damian Quintero, para ganar la primera medalla de oro de Japón en el debut olímpico de Karate en su tierra natal.

Al llegar a Tokio 2020, Kiyuna dijo que era capaz de anotar una puntuación perfecta, tal era la creencia en sus formidables habilidades. Al final, no estuvo lejos. Ryo Kiyuna (JPN) triunfo sobre su rival con una puntuación de 28.72 sobre 27.66 de Quintero.

“No llegué a donde estoy sin ser apoyado por mucha gente, estoy lleno de gratitud”, dijo Kiyuna, quien llevó una foto de su difunta madre con él al podio de medallas después de su victoria.

“Quería que mi madre viera la vista desde lo más alto del podio, y que le dijera que cuedí mi promesa de ganar el oro en los Juegos Olímpicos. Ella puede estar segura”.

Kiyuna habrá traído gran deleite a todo el país de Japón, cuyos atletas se habían mantenido hasta ahora fuera del primer lugar en el podio en el venerable salón de artes marciales, ya que su compañera Kiyou Shimizu estuvo cerca la noche anterior, pero tuvo que conformarse con la plata después que la española Sandra Sánchez se llevó el oro.

“Agradezco estar en este escenario en los Juegos Olímpicos”, dijo Kiyuna, quien se inclinó en reverencia por todos los involucrados en la organización del evento durante la pandemia.

Reverencia en agradecimiento de Ryo Kiyuna. Foto World Karate Federation
Reverencia en agradecimiento de Ryo Kiyuna. Foto World Karate Federation

“Hay tantas personas que han estado trabajando tan duro con el COVID-19 y agradezco que pueda estar aquí incluso en esta situación”.

Nacido en Okinawa, el lugar de nacimiento del Karate, Kiyuna ha sido tres veces campeón del mundo, y ahora está claramente en la cima. De hecho, el atleta de 31 años no ha perdido una pelea desde febrero de 2018.

La medalla de oro será una recompensa justa por todo el trabajo duro y la dedicación que Kiyuna ha puesto en su oficio desde que comenzó a practicar Karate a la edad de 5 años. Afirma que nunca se toma un día libre fuera del dojo, entrenando los 365 días del año, de cinco a seis horas diarias en la práctica técnica y de una a dos horas en el entrenamiento físico.

Su mensaje de esta noche para todos los que miran en casa fue simple: “Nunca te rindas, siempre continúa y sigue tus sueños”.

En lo que respecta a las medallas de bronce en kata masculino, estas fueron para Ali Sofuoglu, de Turquía, y Ariel Torres de Estados Unidos, quienes pueden estar igualmente orgullosos de sus excelentes actuaciones de hoy.

“Es una felicidad indescriptible para mí porque es la primera vez que el Karate está en los Juegos Olímpicos, y soy uno de los únicos 32 medallistas aquí”, dijo Sofuoglu. “No tenemos límites en Karate, así que no debemos detenernos aquí. Tenemos que esforzarnos por ser mejores”.

El perennemente humilde Torres dijo que estaba confiado pero pragmático sobre sus posibilidades de ganar una medalla en estos Juegos. “Mirando hacia atrás, he recorrido un largo camino”, dijo. “Estoy aquí de pie y todo lo que quiero es hacer el mejor Kata que pueda hacer y si puedo ganar una medalla, Si Dios quiere, la ganaré y si no, sentiré que Dios tenía un plan para mí desde el principio.

“Y si no fuera una medalla está bien, seguimos empujando hacia adelante y seguiré luchando. Nunca me di por vencí”.

Kumite femenil y varonil

Por lo que se refiere a los encuentros de kumite, fue un apasionante final de la división femenina de -61 kg, que contó con dos karatekas invictas en el día, la número 1 del mundo Xiaoyan Yin, de China, quien se llevó el oro por Hantei (decisión de los jueces), y Jovana Prekovic, de Serbia, quien se colgó la plata.

Por su parte la representante de Egipto, Giana Lotfy, y su compañera de Turquía, Merve Coban, aseguraron las medallas de bronce en la división.

En el Kumite masculino de -75 kg, la leyenda del Karate Rafael Aghayev, de Azerbaiyán, se quedó con la medalla de plata, al ser vencido por el italiano Luigi Busa, en un reñido combate que terminó en 1-0.

“Estoy muy feliz de haber ganado esta medalla de oro y voy a estar celebrando con mi familia y todo mi equipo”, dijo Busa. “Ha sido una experiencia realmente fantástica y si puedo hacer algo para ayudar al Karate a ser parte de París 2024 o Los Ángeles 2028 lo haré”.

 

Con información y fotos de World Karate Federation.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.