Con la medalla de oro al cuello, el judoca de los Juegos Paralímpicos Río 2016, Eduardo Ávila, llegó a México en donde confesó que estuvo a punto de no competir por el metal dorado, pero gracias al apoyo de su equipo, y como todo un guerrero, ganó la máxima presea a pesar estar lesionado y luchar contra el favorito.

Lo anterior fue mencionado por el atleta campeón de la categoría -81 kilogramos, la mañana de este miércoles, tras su llegada al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, donde fue recibido por sus familiares, amigos y algunos medios de comunicación.

En este sitio, Eduardo Adrián Ávila Sánchez indicó que estuvo a punto de no pasar al tatami olímpico para su última pelea, debido a un desgarre inguinal en la pierna izquierda, el cual sufrió en su encuentro contra el seleccionado de Ucrania, por lo que pasó por su mente llevarse la medalla de plata sin pelear por la medalla de oro.

Sin embargo, mencionó, la psicóloga Margarita Cerviño le ayudó a reponerse mentalmente de este estado, al mencionarle que cómo era posible que pensara de esa manera y “bajara los brazos después de tanta preparación… un guerrero no se rinde”.

Con estas palabras y el apoyo del su fisiatra y médico, comentó, logró mentalizarse como todo un guerrero y con la fortaleza para regresar al tatami donde luchó y ganó al representante de Corea del Sur, Jungmin Lee, quien era el favorito para llevarse el oro.

Gracias a su medalla de oro en Juegos Paralímpicos Río 2016, Eduardo Adrián Ávila Sánchez se convirtió en el primer judoca mexicano con tres medallas de Juegos Paralímpicos, siendo la primera de oro en Beijing 2008, y la segunda de bronce en Londres 2012.

 

Con información de agencias e imagen Facebook Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.