Los infantes y adolescentes de México han sido la más afectados por el problema de obesidad y sobrepeso por consumir alimentos chatarra, mala nutrición y falta de actividad física y ejercicio, afirmó Armando Ahued Ortega, Secretario de Salud de la Ciudad de México (SEDESA-CDMX).

Lo anterior fue señalado en el marco del pasado Día del Nutriólogo, donde el titular de la SEDESA-CDMX informó que en el caso de los niños, tres de cada 10 tiene sobrepeso y obesidad; en adolescentes, 5.5  de cada diez y en adultos, 7 de cada diez padecen este problema.

Por ello, Ahued Ortega pidió a los padres y madres de familia que motiven a sus hijos a realizar algún tipo de actividad física o ejercicio, así como el que los lleven a caminar, correr, patinar y correr en bicicleta en los parques, jardines y deportivos, toda vez que se ha demostrado que a mayor edad hay menos actividad física y más problemas de masa muscular.

Ante esto, el titular de la SEDESA-CDMX inició la entrega de un millón 400 mil libros de Educación para la Salud en escuelas primarias de la capital, con el fin de impulsar la educación en cuidados de la salud y nutrición en las niñas y los niños para atender desde el nivel básico el problema del sobrepeso y la obesidad y las enfermedades crónico degenerativas que se derivan.

Aseguró que para la atención de este problema y las enfermedades que de ellas se derivan, como la cardio-cerebrovasculares, hipertensión, diabetes, entre otras, no hay otra mejor vacuna que la educación.

Con base a esto, se mandaron a hacer los libros de Educación para la Salud, los cuales se distribuirán a todos  los alumnos de escuelas primarias públicas y privadas de la CDMX, con lo cual ayudarán en empoderar a los niños en conocimiento para transformar los hábitos alimenticias y tener una población infantil y generaciones futuras con una calidad de vida saludable.

“La única manera de atender el problema de salud tan serio que tenemos es educando, así que vamos con todo a educar en salud”, expresó.

Armando Ahued refirió que causa de una mala alimentación, el año pasado murieron en el país más de 90 mil personas por diabetes y más de 80 mil por enfermedades cardio-cerebrovasculares, vinculadas al sobrepeso y la obesidad, sin contar otras consecuencias, como son hemodiálisis y la discapacidad por enfermedades crónicas.

Por eso, dijo, se seguirá insistiendo en las familias, papás y en los niños, para que coman más frutas, verduras, proteínas, balancear la comida, disminuir el consumo de refrescos, tomar más agua y evitar la comida chatarra e impulsar la activación física.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.