A cuatro años de que se realicen los Juegos Olímpicos Tokyo 2020, donde por primera ocasión el karate será parte de las disciplinas, dos de los mejores exponentes mexicanos, Merillela Arreola y Waldo Ramírez, ya se preparan mental y físicamente en cada entrenamiento y competencia para colgarse una medalla de oro en la máxima justa deportiva del planeta.

En entrevistas por separado realizadas en el pasado Abierto de Karatedo CDMX, y como si se hubieran puesto de acuerdo, ambos atletas coincidieron en diferentes aspectos y platicaron, desde su perspectiva, sobre la inclusión del Camino de la Mano Vacía para las competencias que se realizarán en Japón, cuna de este arte marcial.

Desarrollar la técnica para alcanzar el arte

La primera entrevistada fue Merillela Arreola, quien en su trayectoria de 18 años como competidora, logró ser la primera mujer mexicana en ganar medalla de oro en karate de los World Combat Games – Juegos Mundiales de Combate 2015, entre otros logros.

Merillela Arreola Ferreira.
Merillela Arreola Ferreira.

La pregunta de entrada era obligada: ¿qué representó para ti el hecho de que el karate fuera aceptado en Juegos Olímpicos?

De inmediato, y sin dudarlo, la atleta residente en Puebla respondió:

“No lo podía creer. Fue una gran noticia, porque era el sueño de todo atleta de hoy y de varias de generaciones de karatedokas, estar en la máxima justa deportiva estar en unos Juegos Olímpicos. Es el resultado de una familia del karate”.

Merillela Arreola Ferreira mencionó lo anterior con una gran emoción que expresó con su mirada, palabras y actitud.

Como practicante al cien por ciento del Camino de la Mano Vacía, Merillela afirmó que, ahora, sus sueños y anhelos han crecido.

“Antes mi sueño era ser Campeona Mundial, ahora ésto va a ser una meta, porque para mí, mi sueño ahora es olímpico. Es estar en Juegos Olímpicos y colgarme la medalla de oro”.

“Ahora, cada entrenamiento y competencia local, nacional o mundial es un peldaño para llegar al podio olímpico. Desde que se dio la noticia, la visión de mi maestro, las personas que me apoyan y la mía ya está en Juegos Olímpicos”.

Para llegar a este objetivo, la también Campeona Panamericana indicó que se encuentra en una etapa de trabajo para reforzar sus fortalezas, así como en análisis y prueba de nuevas formas para desarrollar tácticas y estrategias diferentes para mejor y elevar y pulir su técnica.

“Todo esto es un conjunto de preparación para pulir técnicas y abrir otras opciones. Mi maestro me ha dicho que estamos trabajando una técnica que llegar a convertirse en un arte; donde en esta búsqueda de perfección alcancemos metas y vayamos por otras”.

“Lo vamos a lograr con cada entrenamiento, con cada trabajo integral. Con  la guía de mi maestro y la ayuda de las personas que me apoyan, pero principalmente, por mí, porque sé que puedo y voy a estar en Juegos Olímpicos

Preparándose con los mejores

Como se mencionó arriba, la primera pregunta fue la misma para Waldo Ramírez: ¿qué representó para ti el hecho de que el karate fuera aceptado en Juegos Olímpicos?

Waldo Ramírez Ríos.
Waldo Ramírez Ríos.

No tardó más de un segundo su respuesta que fue acompañada de una sonrisa y mirada controlada para contener un gran sentimiento.

“Es muy emocionante para mí, y estoy seguro que para todos los karatedokas. Es muy importante que se haya aceptado el karate en Juegos Olímpicos, pues ya llevaba rato queriendo entrar y eso va a ser un peldaño para la preparación y superación de todos los practicantes a nivel mundial”.

“Es algo que va a llevar a un nivel de preparación y entrega que no lo imaginamos. Imagínense, si  actualmente el karatedo tiene un alto nivel a nivel mundial, con esta buena noticia va a obligarnos a todos a dar el cien por ciento de cada uno para estar en los Juegos Olímpicos”.

Como si ya sintiera llegar el momento, el campeón de oro y plata en el World Shotokan Karate-Do Federation, se plantó firme para afirmar que ésta es la gran oportunidad para alcanzar un sueño.

“Tener una meta y una posibilidad de estar en Juegos Olímpicos para mí es fenomenal, es genial. Es un deseo, es una meta que ya me había planteado y ahora vamos a cumplirla”.

“Cuando me enteré, sentí una satisfacción muy grande, una emoción desorbitante, después de unos días ‘me cayó el veinte’ para comenzar a prepararme mejor. Me estaba preparando duro para el Campeonato Mundial de Austria, ahora con mayor razón y emoción me preparo para dar mi cien por ciento y tener un excelente resultado en el mundial, y este será mi camino para estar en Juegos Olímpicos”.

Sin dudarlo, Waldo Ramírez, señaló que el reto que tiene frente a él no será fácil, ya que esta misma emoción la viven todos los competidores de México, pero también está seguro que va a superarlo.

“Mis compañeros tienen un nivel que están superando, vienen con un nivel técnico muy alto. Y eso nos obliga a prepararnos aún más, y eso es bueno, porque es parte de lo que me dice mi Sensei y entrenador: siempre prepárate con los mejores”.

“Si tenemos la oportunidad de reunirnos con los mejores exponentes en una justa nacional, eso va a dar excelentes resultados a corto plazo. Va a obligarnos a exigirnos más y ese ambiente competitivo va a dar grandes resultados tarde o temprano”.

Ahora será muy importante competir en cada evento. Sea el que sea y donde quiera que se haga. Yo voy a competir, voy a prepararme, ya sea en un evento de casa o mundial. A través de todas las competencias se debe ser el mejor. Eso me lo ha inculcado mi maestro, que es mi padre. Siempre necesitamos la competencia para tener experiencias y superarnos”.

Una persona que no enfrenta una competencia regularmente siempre tiene nervios, y si no se controla termina por perder, y ese control en una justa como Juegos Olímpicos es crucial y se da con la competencia y la concentración”.

En Juegos Olímpicos la concentración debe estar al tope y no debes permitir que nada te desconcentre”.

 

Continuará…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.