Riesgos de asolearse en época vacacional e invernal

0
425
El periodo vacacional de invierno es una época donde muchas personas aprovechan para entrenar, ejercitarse o pasear al aire libre, bajo los cálidos rayos del sol, sin considerar los riesgos para la salud que implica asolearse en época de fríos.
El periodo vacacional de invierno es una época donde muchas personas aprovechan para entrenar, ejercitarse o pasear al aire libre, bajo los cálidos rayos del sol, sin considerar los riesgos para la salud que implica asolearse en época de fríos.

El periodo vacacional de invierno es una época donde muchas personas aprovechan para entrenar, ejercitarse o pasear al aire libre, bajo los cálidos rayos del sol, sin considerar los riesgos para la salud que implica asolearse en época de fríos.

La radiación solar siempre está presente y es un error confiarse exponerse al calorcito del sol en invierno sin la protección adecuada, ya que podrían derivar en problemas desde resequedad, hasta situaciones de cáncer de piel, aseguró el Dr. Daniel Alcalá Pérez, encargado del Servicio de Cáncer de Piel del Centro Dermatológico “Dr. Ladislado de la Pascua”, de la Secretaria de Salud de la Ciudad de México (SEDESA-CDMX).

La causa de esto, indicó, es que, ya sea época de calor o frío, los rayos ultravioleta de la radiación solar siempre están presentes y existe una falta de información para que las personas se protejan adecuadamente.

Riesgos por confiarse

De acuerdo al especialista, los riesgos por exponerse al sol en época de invierno es alto, toda vez que al ser temporada vacacional y fría, mucha gente sale al aire libre para hacer ejercicio o simplemente para asolearse y sentir calor.

La mayor cantidad de radiación del sol es en el horario de las 12:00 a las 16:00 horas,  por la posición del sol. Son las horas que deben evitarse exponerse al sol, ya sea por hacer ejercicio, caminar o asolearse en albercas, playas o el campo”.

Un punto importante que debe considerarse, comentó Alcalá Pérez, es el hecho de que los daños se deben por exposición continua y prolongada.

“La radiación va a producir un daño acumulativo en la piel, no quiere decir que si yo me pongo a hacer ejercicio, entrene o me exponga al sol en esta temporada, voy a tener un problema inmediatamente”.

“Los daños severos e irreversibles de una exposición a la radiación solar se registra por exposiciones contantes y prolongadas, que producen, incluso, alteraciones del DNA de la piel”.

A corto plazo o inmediatos, los daños que se presentan son quemaduras de 1° a 2° grado por exponerse más de dos horas bajo el sol.

En caso de quemaduras por exposición se debe desinflamar la piel,  para lo cual son recomendables fomentos con agua de manzanilla, usar pasta o polvo secante, tales como maicena, polvo de haba, talco u óxido de zinc, incluso la pasta de lasar, o alguna pasta secante para reducir y disminuir la inflamación; si es más fuerte o severa acudir con dermatólogo.

Daños severos

El encargado del Servicio de Cáncer de Piel del Centro Dermatológico “Dr. Ladislado de la Pascua”, mencionó que los daños a la piel pueden ser más severos y presentar paño o ‘melasma’, así como las ‘lentigo solares’, que son manchas cafés que aparecen sobre todo en la zonas expuestas como la cara, nariz, orejas, dorso de las manos y brazos.

Otra secuela es el ‘foto-envejecimiento’, que es la piel que se comienza a arrugar más rápido, por eso aparecen arrugas o envejecimiento prematuros.

Además, en una situación extrema, indicó, la radiación solar es el principal factor para desarrollar cáncer de piel.

“Esto no quiere decir que si este fin de semana me voy a una playa o entrene al aire libre ya sufra de estos cuadros. Son las exposiciones prolongadas y constantes lo que provocan daños al DNA de la piel y se ve reflejada con un carcinoma de piel”.

Medidas preventivas

Lo principal, indicó Daniel Alcalá Pérez, es evitar hacer ejercicio al aire libre en el horario del mediodía a las cuatro de la tarde, utilizar medios físicos como gorras, sombreros de ala ancha, ropa adecuada con manga larga y prendas especiales contra la radiación solar.

Además, se deben utilizar cremas que tengan Factor de Protección Solar (FPS), los cuales  son filtros solares que protegen por determinado tiempo de los rayos ultravioleta por radiación solar.

“Es importante aplicarlos cada cuatro horas, y si se suda, retocarse cada dos horas, porque es lo que dura el FPS”.

“Se debe usar un protector de por lo menos del número 30-FPS. Debe tomarse en cuenta que es  falso los protectores que dicen tener más de 50-FPS”

Finalmente, el encargado del Servicio de Cáncer de Piel del Centro Dermatológico “Dr. Ladislado de la Pascua” de la SEDESA-CDMX, recalcó que ya sea que se haga ejercicio en la mañana o por la tarde-noche, hay sol, y es importante utilizar un protector solar y re-aplicarlo porque se va a sudar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.